Skip to Content

Viajar con niños con problemas de audición: la compañía es importante

Viajar con niños con problemas de audición: la compañía es importante

19/04/2017

Los niños con necesidades especiales necesitan atención especial, o bien asientos adaptados a sus necesidades físicas, tal y como hemos ido repasando en ‘Seguridad Vial Infantil’. Dentro de estas llamadas necesidades especiales, afecciones como la deficiencia visual o auditiva forman parte del conjunto en el que la atención especial es esencial para que cualquier desplazamiento en coche sea satisfactorio, garantizando no solo la seguridad del niño, sino también su comodidad.

Es importante destacar que, en ocasiones, puede que no nos demos cuenta de que nuestro niño o bebé tiene problemas de audición. Para saberlo hemos de estar atentos a los síntomas más comunes, que dependiendo de la edad podemos resumir en:

  • Si entre los ocho y doce meses de edad no vuelve la cabeza hacia la fuente de los sonidos, o no balbucea, es posible que tenga un problema de audición.
  • A los dos años debería entender instrucciones sencillas sin necesidad de ningún apoyo visual, y a los tres años debería localizar sin problemas las fuentes de sonido y ser capaz de repetir frases.
  • Entre los 4 y 5 años debería ser capaz de mantener conversaciones sencillas, contar qué le pasa…

Uno de los síntomas más inequívoca de que algo pasa, aparte de que no sepa detectar el origen de un sonido, es que repita demasiado la pregunta “¿Qué?”. No hay que preocuparse por algún qué aislado, los niños entre los 4 y 5 años tienden a perder la atención en favor de cosas más interesantes para ellos, pero sí que debemos acudir a un especialista si se vuelve algo habitual, al igual que si detectamos los síntomas anteriores siempre que, eso sí, no sean casos puntuales.

Cómo viajar con los niños si tienen problemas auditivos

Un niño con problemas auditivos necesita otro tipo de comunicación más directa, más afectiva, sobre todo si no es capaz de escuchar nuestras palabras. Como es lógico, existen diferentes grados de discapacidad auditiva, y en estas líneas trataremos de dar consejos generales que, en cualquier caso, pueden variar dependiendo del grado de sordera de nuestro hijo.

A la edad más temprana es importante interactuar a menudo con el bebé mediante abrazos, miradas, sonrisas, y siempre responder al bebé. Las personas que cuiden al niño deben seguir interactuando, y el amor, el estímulo y la atención son claves para su desarrollo futuro. A medida que el niño crece, aprenderá otros métodos de comunicación como el lenguaje de signos.

En los desplazamientos en coche, y siempre dependiendo del grado de discapacidad que tenga el niño, es recomendable disponer de visión directa sobre él, con la posibilidad de mirarlo a la cara y que pueda vernos claramente los ojos y los labios. Para eso podemos instalar un espejo retrovisor interior, adicional al central del coche, para garantizar de manera sencilla el contacto visual. Como se recomienda que los niños viajen mirando hacia atrás, deberíamos instalar dos espejos.

Otra opción es instalar ayudas especiales a la audición, pero en esos casos se recomienda consultar a un especialista antes de nada. La plaza del vehículo en el que viaje el niño con problemas de audición es clave para conseguir mantener contacto visual completo, y si se trata de un bebé es recomendable que viaje un adulto a su lado.

En el caso del transporte escolar, o cualquier transporte de pasajeros, estos niños preferirán viajar con otros pasajeros que también sufran problemas de audición y con los que puedan compartir sus dificultades para comunicarse.

 
Ayúdanos a conseguirlo
Back to top