Skip to Content

¿Cómo podemos mejorar la situación de los niños con necesidades especiales y de sus familias?

Mejorar situación

05/02/2016

Transportar a los niños de manera segura en coche debe ser un objetivo primordial, tanto por parte de los usuarios como de los fabricantes de vehículos y de las sillitas necesarias para que estos desplazamientos se realicen con garantías.

Algunos niños tienen que recibir una atención especial y como consecuencia de sus condiciones no pueden emplear los mismos recursos que utilizaríamos para transportar a otro niño. Pese a que todos los niños tienen derecho a acceder a un SRI apropiado, las sillitas infantiles no siempre dan respuesta a las necesidades especiales que pueden tener los niños. En este contexto, los fabricantes, los responsables públicos, como la sociedad en general deberían tomar más conciencia de esta problemática, ya que trabajando en varios aspectos se haría mucho más llevadero el día a día de estas familias. 

  • Los Sistemas de Retención Infantil para niños con necesidades especiales son más caros que los SRI convencionales, rondando los 1.000 euros por unidad (sin contar modificaciones que cada caso requiera). Los organismos públicos deberían contar con un fondo que garantizase el acceso de cada niño con necesidades adicionales permanentes a un SRI adecuado.

  • Para los niños con necesidades especiales de carácter temporal, los mismos organismos públicos deberían establecer sistemas de préstamo o alquiler de SRI para que las familias no tuvieran que hacer el desembolso total por una sillita que sólo van a utilizar durante un tiempo determinado.

  • Las empresas fabricantes de SRI podrían desarrollar más modelos de sillitas orientadas hacia atrás y que abarcasen un una mayor amplitud de pesos. Los SRI orientados en sentido contrario a la marcha son más seguros, especialmente para niños con necesidades especiales.

  • Hay que concienciar a toda la sociedad de lo que supone viajar con un niño de necesidades especiales. Habría que hacer estudios detallados de cuántos niños necesitan un cuidado adicional y cómo se agrupan sus dolencias.
  • Sería de gran ayuda que los organismos, tanto a nivel nacional como internacional, incluyeran en sus agendas una revisión profunda y detallada de la seguridad de los niños con necesidades especiales dentro de los vehículos, al margen de las consideraciones generales asociadas a la siempre necesaria seguridad vial.
  • En lo referente al personal médico se puede actuar en dos fases. En una primera, conseguir que los equipos sanitarios encargados de tratar las afecciones de estos niños estén al día de las medidas y novedades tanto de tratamientos como de recomendaciones en los desplazamientos y los SRI’s que surgen en el resto de países. Y en segundo lugar, asesorar a puntos de información especializada o Asociaciones sobre este aspecto, ya que son los intermediarios directos con las familias. El personal de estos puntos no tiene que ser necesariamente personal médico, pueden ser voluntarios que quieran ayudar, pero siempre dando una información supervisada por sanitarios para que así la ayuda informativa y humana que proporcionen sea lo más adecuada a la necesidad de estas familias.


Objetivo Cero

Back to top