Skip to Content

Recomendaciones de la AAP para bebés y niños pequeños con necesidades especiales

Recomendaciones AAP

15/02/2016

Si hay un país que ha prestado especial atención a los viajes con niños con necesidades especiales, ése es Estados Unidos. Considera fundamental que los padres y cuidadores tengan acceso a toda la información y consejos sobre cómo seleccionar un asiento infantil, cómo instalarlo en el coche o en un transporte escolar, cómo sentar adecuadamente al niño…

Toda esta información y consejos los encontramos en la Academia Americana de Pediatría (AAP), considerado el principal prescriptor y fuente de consejos sobre salud infantil en Estados Unidos. En este artículo nos vamos a centrar en bebés y niños de corta edad con necesidades especiales.  ¿Cómo deben viajar en coche?


¿Qué aconseja la AAP para bebés y niños de corta edad con necesidades especiales?

  • Lo primero y fundamental es que el asiento de seguridad infantil esté homologado según la norma correspondiente. Hay muchos niños con necesidades especiales que pueden utilizar los asientos convencionales. Si es así, mucho mejor retrasar lo que se pueda el uso de sistemas de retención especiales

  • Los sistemas de retención infantil nunca deben ser modificados o utilizados de modo distinto al indicado por su fabricante. La excepción la encontramos en aquellos asientos modificados que hayan sido sometidos a ensayos nuevamente, y cumplan la normativa de homologación de asientos infantiles.

  • ¿Qué asientos infantiles convencionales son más útiles para estos niños con necesidades especiales? Un buen ejemplo lo encontramos en las sillitas para bebés orientadas hacia atrás ya que permiten regular su inclinación, algo que ayuda a niños con problemas médicos, especialmente para aquellos con problemas respiratorios.

  • Otro tipo son los asientos convertibles, es decir, asientos que pueden ser utilizados tanto mirando hacia atrás como hacia delante. Son asientos útiles para niños de hasta 13 kilos con escaso control a nivel de cuello o cabeza.

  • Por lo general, los asientos infantiles con arnés de cinco puntos de sujeción –con cintas para los hombros, ambas caderas y entre las piernas- ofrecen un buen apoyo para la parte superior del torso de muchos niños con necesidades especiales.

  • Si el respaldo del asiento es demasiado vertical e impide al niño sujetar la cabeza, se recomienda utilizar una toalla o un trozo de tela enrollada debajo de la base del asiento para conseguir mayor inclinación del respaldo, pero siempre que no supere los 45 grados y coincida con la especificada por el fabricante del asiento infantil.

  • La AAP aconseja que los niños prematuros no utilicen sillitas para bebés que dispongan de bandejas u otros elementos rígidos para evitar que se golpeen con ellos en caso de accidente.

  • A tener en cuenta que los asientos que tengan menos de 14 centímetros desde la ranura por la que sale la cinta que pasa entre las piernas del bebé hasta el respaldo del asiento pueden ayudar a evitar que el niño se escurra o deslice hacia abajo, mientras que los asientos que tengan menos de 25 centímetros desde la ranura inferior de ajuste de las cintas superiores del arnés hasta la bandeja del asiento ayudarán a evitar que dichas cintas superiores queden situadas cerca de las orejas del bebé.

  • Se recomienda que, antes de abandonar el hospital, los niños prematuros o con bajo peso sean observados en sus asientos infantiles y monitorizados por personal médico, sobre todo sin son niños con bajo nivel de oxígeno en la sangre, ritmo cardiaco lento o apnea. Si presenta alguno de estos síntomas deberá ser transportado en un cuco o capazo donde pueda ir totalmente tumbado.

Objetivo Cero

Back to top