Skip to Content

Alternativas para niños mayores con necesidades especiales que necesitan viajar en coche

Niños mayores

15/01/2016

¿Cómo pueden viajar seguros los niños más mayores con necesidades especiales? Hay niños que cuando alcanzan el límite máximo de peso y altura homologados para su asiento infantil siguen necesitando un apoyo postural adicional. Nos referimos más específicamente a niños con parálisis cerebral, con un deficiente control del cuello o la cabeza o con ciertos desórdenes neuromusculares. Para estos niños también existen alternativas para que sus viajes en coche sean más seguros.

Lo primero que todo padre o tutor debe hacer es preguntar al terapeuta ocupacional o físico sobre el tipo de apoyo adicional que necesita el menor y cómo debe de ir sentado. Hay diversos sistemas en el mercado.

Algunos exigen la instalación de correas o cintas adicionales, por lo que es importante conocer las indicaciones específicas sobre su uso. Los hay que ofrece apoyo para la cabeza, otros para el cuello y también para la espalda de niños cuyo peso no supera los 48 kilos.

Otra opción son los chalecos E-Z-On pensados para niños mayores de dos años con problemas de comportamiento o falta de control del tronco. Estos chalecos son muy prácticos especialmente para niños que, sin llegar a necesitar un asiento médico especial, viajan más protegidos con cierto apoyo adicional.

Los asientos elevadores convencionales son otra opción válida para que niños con discapacidad mejoren su postura y cuenten con mayor apoyo a nivel de tronco. La ventaja principal de este tipo de asientos es que ayudan a colocar correctamente el cinturón de seguridad del vehículo sobre la pelvis y el pecho de los niños.

Y por último, algo tan sencillo y que encontramos en todos los coches –únicamente los vehículos muy antiguos pueden carecer de ellos- es el cinturón de seguridad de tres puntos. Utilizar correctamente este dispositivo de seguridad puede ser suficiente para sujetar correctamente el pecho de algunos niños con necesidades especiales.

Eso sí, para que sea realmente efectivo hay que utilizarlo correctamente: la banda inferior debe situarse baja y plana sobre las caderas, y la banda superior debe estar ajustada sin holguras sobre su pecho. Si la banda inferior se sitúa sobre el estómago, o si la banda superior pasa por encima del cuello del niño, es necesario un cojín o asiento elevador. Y recuerda que nunca debe situarse la cinta superior del cinturón por debajo de la axila o por detrás de la espalda del niño.

Back to top