Skip to Content

Niños con hidrocefalia, ¿cuál es la forma más segura de viajar en el coche?

Niños con hidrocefalia, ¿cuál es la forma más segura de viajar en el coche?

16/08/2016

La hidrocefalia es una enfermedad que consiste en un exceso de líquido cefalorraquídeo que provoca una dilatación de los ventrículos cerebrales y un aumento de la presión intracraneal que puede dañar de forma irreversible el cerebro. El término deriva de las palabras griegas “hidro” (agua) y “céfalo” (cabeza).

El líquido cefalorraquídeo rodea al cerebro y a la médula espinal y sirve como una especie de amortiguador del primero, protegiéndolo contra los movimientos bruscos y el contacto con la parte interior del cráneo. Cuando se da la hidrocefalia, se acumula demasiado líquido cefalorraquídeo (LCR) por diversas causas, por ejemplo porque bloquea el flujo de LCR; no logra absorberse apropiadamente en la sangre; o porque el cerebro produce demasiada cantidad de dicho líquido.

El aumento de la presión intracraneal implica que el cerebro es empujado hacia la parte superior del cráneo y es en ese momento en el que se producen las lesiones. La hidrocefalia se suele dar en niños pequeños, generalmente por infecciones que afectan al sistema nervioso central (meningitis, por ejemplo, en bebés); lesiones derivadas del parto; un tumor del sistema nervioso central o lesiones en general.

CONSEJOS PARA VIAJAR EN COCHE PARA NIÑOS CON HIDROCEFALIA

Los cuidados para los niños con hidrocefalia a la hora de viajar en coche son diversos. En primer lugar, es necesario contar con el consejo del médico especialista para conocer el alcance de la enfermedad, ya que su tratamiento, al igual que su pronóstico dependen mucho de la causa, la edad del paciente y otros factores. El mejor pronóstico lo tiene la hidrocefalia que no se debe a una infección.

Para viajar en coche debemos seleccionar un asiento infantil que maximice el confort del niño con hidrocefalia, es decir, que proporcione suficiente espacio en la zona de la cabeza para evitar dolor. En el caso de bebés que deban viajar tumbados, será necesario utilizar un cuco o capazo homologado. 

Es conveniente seleccionar asientos infantiles orientados hacia atrás que permitan a los niños viajar durante el mayor tiempo posible en dicha posición, lo cual implica además elegir aquellos asientos que ofrezcan un límite mayor de peso cuando se utilicen orientados hacia atrás. Por asientos infantiles orientados hacia atrás nos referimos a aquellos diseñados específicamente para ser colocados a contramarcha.

Cuando el niño comience a utilizar un asiento orientado hacia delante, es conveniente seleccionar un modelo que permita ajustar la inclinación del respaldo, de manera que podamos acomodar perfectamente al niño y evitar en lo posible las situaciones en las que se quede dormido y se produzca una inclinación excesiva de la cabeza.

En ciertas ocasiones, habrá que considerar el uso de asientos médicos de gran tamaño que dispongan de mayor espacio para la cabeza y que permitan reclinar ligeramente el respaldo del asiento, ya que como hemos comentado, dependerá de la situación concreta del niño y de la causa y tratamiento necesario para la enfermedad. Siempre hemos de consultar al médico ante cualquier duda.

Ayúdanos a conseguirlo

Back to top