Skip to Content

Consejos de seguridad vial para el viaje en coche de niños con déficit de crecimiento

Consejos de seguridad vial para el viaje en coche de niños con déficit de crecimiento

27/12/2016

El déficit de crecimiento es un trastorno clínico caracterizado por una insuficiente producción de la hormona de crecimiento, que afecta tanto a niños como a adultos. En muchos casos las causas son desconocidas, y en otros casos una lesión cerebral, un tumor u otra afección pueden ser causantes de esta producción deficitaria de la mencionada hormona.

Los síntomas de crecimiento lento se pueden manifestar durante la lactancia y en la primera infancia, y se revelan a través de los controles de crecimiento del pediatra. Si el niño presenta una tasa de crecimiento más lenta de lo normal, será cuestión de hacer las pruebas pertinentes para detectar el déficit de la hormona del crecimiento. A veces no es hasta los dos o tres años de edad cuando se pone de manifiesto que el niño presenta un desarrollo lento.

La estatura del niño será mucho menor que la de la mayoría de niños de su edad y sexo, aunque no tiene por qué tener el cuerpo desproporcionado, ni tan siquiera está relacionado con la inteligencia del pequeño. Simplemente, su talla será menor que la esperada a su edad.

Por las características de este trastorno, las medidas y precauciones que debemos tomar con estos niños están relacionadas con su talla. Dependerá de cada caso en particular el tomar unas medidas u otras, por ejemplo si sufre alguna otra afección. Pero en el caso de que simplemente tenga un desarrollo lento por problemas hormonales, lo que debemos saber es que estos niños seguirán un patrón diferente a la hora de cambiar de sillita.

Como sabemos por otros artículos de esta misma página, la edad del niño no indica por sí sola el momento en que cambiamos de una silla a otra: lo que indica el momento de cambiar es el peso y la talla, por lo tanto si el niño es de talla pequeña, utilizará durante más tiempo las sillas, a medida que se alcanza el desarrollo adecuado para avanzar a una silla superior. Igualmente sucederá con los alzadores y con el paso al uso del cinturón de seguridad: es una cuestión de talla, y no de edad.

Por este motivo será necesario tener una mayor conciencia de la necesidad de que el niño viaje en el asiento correcto, adecuado a sus características físicas, y que el cambio se efectúe solamente cuando se cumplan los requisitos de talla y peso. Es probable que, si el niño alcanza una edad en la que pueda argumentar, se resista a utilizar según qué sillita, pero lo más importante es siempre su seguridad.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top