Skip to Content

Consejos para viajar con niños con cifosis congénita

Consejos para viajar con niños con cifosis congénita

19/03/2018

La cifosis es la curvatura hacia delante de la parte superior de la columna vertebral. Es decir, la columna vertebral no está completamente recta, sino que presenta una leve curvatura hacia delante en la parte superior de la espalda, que es normal, y ayuda a sostener la cabeza. Solo en los casos en que la curvatura es más pronunciada pueden aparecer problemas como molestias o dificultades para respirar con normalidad.

En general, la cifosis no presenta problemas en absoluto y no hay que tratarla, pero en los casos en que el arqueamiento es más pronunciado y severo o hipercifosis puede ser necesario introducir un corsé ortopédico, e incluso en casos extremos se recurrirá a la cirugía correctora. 

Esta cifosis puede ser postural (la más común) y se empieza a notar en edades cercanas a la adolescencia. Se debe casi siempre a posturas incorrectas o en niños que no caminan derechos.

En cuanto a la cifosis congénita, decir que se da durante la gestación del bebé cuando la columna vertebral se desarrolla de forma anormal. Las causas más comunes son que se fusionen varias vértebras o que, simplificando, los huesos de la columna no se formen correctamente. Es una afección fácil de diagnosticar, y en general no necesitará tratamiento, como hemos dicho. El médico será quien determine el alcance de la curvatura, e incluso si provoca problemas al niño al respirar. Posiblemente se derive a la consulta de un traumatólogo.

La cirugía es necesaria en los casos más graves y más frecuentemente en la cifosis congénita. En el caso de ser necesaria, la intervención consiste, de manera resumida, en fusionar dos o más de las vértebras que causan el arqueamiento de la espalda mediante varillas y tornillos. En la mayor parte de los casos, los niños pueden empezar a moverse con naturalidad a los dos o tres días de la intervención, y pueden volver a sus casas al cabo de una semana.

Con cifosis congénita, ¿cómo es la postura en la silla del coche?

Como es lógico, dependerá de la gravedad del arqueamiento. Si este permite al niño llevar una vida normal, sin mayores problemas que el ligero arqueamiento, no hay que tener precauciones especiales a la hora de viajar en coche. Pueden hacerlo como cualquier niño normal. 

Según José Ángel Arroyo, fisioterapeuta de la clínica Más que tres Fisios, tan solo en los casos en los que haya complicaciones en la respiración, o en que el niño lleve corsé, hay que tener precauciones especiales, pero en todos los casos serán precauciones orientadas a garantizar la comodidad de los pequeños. En cualquier caso, no es necesario adoptar medidas especiales para ellos más allá de garantizar su comodidad. En los casos de mayor gravedad, además, habrá necesidad de cirugía correctiva, tras la que pueden viajar con total normalidad una vez recuperados.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top