Skip to Content

Consejos para viajar en coche con niños con osteoporosis infantil

Consejos para viajar en coche con niños con osteoporosis infantil

17/10/2018

La osteoporosis es una enfermedad que aparece típicamente a edades avanzadas, que mayoritariamente se manifiesta en mujeres tras la menopausia, pero que también puede afectar a hombres, adolescentes y niños. Esta enfermedad se caracteriza por una pérdida de la densidad de masa ósea, por lo que los huesos se vuelven más porosos y tienen más riesgo de fractura.

Las causas o los factores que determinan la densidad de masa ósea de los niños y en los adultos son múltiples: pueden ser genéticas, nutricionales (principalmente por déficit de calcio y vitamina D), ambientales (un consumo temprano de alcohol y tabaco, no en el caso de los niños, pero sí en adolescentes), hormonales o por falta de actividad física.

En el caso de los niños, es decir, de la osteoporosis infantil, cada vez se diagnostican más casos porque muchas enfermedades tienden a convertirse en crónicas y tienen repercusión en el esqueleto, ya sea por los tratamientos o por la inmovilización prolongada del paciente. Algunas enfermedades que llegan a causar osteoporosis son la inflamación crónica, las enfermedades reumáticas y las que afectan al aparato digestivo, así como también en las enfermedades neuromusculares como consecuencia, entre otras cosas, de esa inmovilización prolongada.

La osteoporosis infantil puede deberse a una enfermedad genética. Esto significa que se revela a través de fracturas a edades tempranas por motivos que no justificarían una fractura en casos normales. Se pueden dar fracturas incluso durante el embarazo. Esta enfermedad se manifiesta más frecuente como secundaria a enfermedades crónicas, como ya comentamos (enfermedades reumáticas, enfermedades tumorales, digestivas, endocrinológicas, neuromusculares…), pero también como efecto secundario de algunos tratamientos para esas enfermedades, sobre todo los corticoides. La quimioterapia y los tratamientos antiepilépticos también favorecen la osteoporosis.

Otras razones para que se manifieste la osteoporosis infantil son debidas al estilo de vida actual: por la preocupación por no engordar, por el abuso de dietas en la adolescencia, por la creciente tendencia de ofrecer leche desnatada a los niños, en lugar de leche entera y por el escaso ejercicio físico en favor de un creciente sedentarismo. La osteoporosis infantil puede darse en muchos grados, desde el más raro y grave, que podría provocar la muerte del recién nacido, a los relacionados con trastornos nutricionales, metabólicos o renales.

A la hora de plantearnos un viaje en coche con niños que padecen osteoporosis infantil, hemos de tener en cuenta que estos son niños con necesidades especiales, y además hemos de considerar la causa principal, y la gravedad en cada caso. Es decir, si se manifiesta de manera leve sin ser secundaria de otra enfermedad más grave, o crónica, los cuidados a la hora de viajar en coche son los cuidados normales que podemos brindar a cualquier niño. 

En casos graves de osteoporosis, con elevado riesgo de fracturas por mínimos traumatismos, la situación es muy similar a la de los niños con huesos de cristal (y te recordamos el artículo sobre las sillas especiales para la osteogénesis imperfecta). Si el origen de la enfermedad es la artritis juvenil o idiopática, debemos seguir los consejos para viajar en coche que ofrecimos en su momento, teniendo en cuenta, además, que el sistema de retención infantil debe ofrecer un extra de protección para minimizar el riesgo de fracturas si se da una colisión. En cualquier caso, hemos de identificar muy bien si es secundaria, como hemos dicho, de otra enfermedad o por los tratamientos de la misma, y seguir, a priori, las directrices indicadas para la enfermedad principal, acudiendo siempre a un especialista que nos asesore.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top