Skip to Content

Consejos para viajar en coche con niños con asma

Consejos para viajar en coche con niños con asma

03/05/2018

El asma es una afección respiratoria que ha experimentado un aumento en el número de casos en las últimas décadas. Las principales causas para este aumento de la incidencia del asma son medioambientales, como por ejemplo el aumento de la contaminación del aire. Es la enfermedad crónica más común en los niños y, en pocas palabras, hace que sea muy complicado respirar.

Las causas no se conocen con exactitud, aunque sí se cree que se debe a una combinación de factores ambientales y genéticos. Niños con parientes adultos que padezcan asma son más propensos a sufrirla ellos mismos, y con mayor probabilidad si sufren de sobrepeso. 

El asma no tiene cura, pero puede ser tratada con medicamentos y se pueden prevenir con bastante éxito las crisis de asma. El tratamiento suele apoyarse en dos principios: tomar los medicamentos que se prescriban, y eliminar de la ecuación cualquier detonante de una crisis de asma.

Consejos a la hora de viajar en coche con niños que padecen asma


En primer lugar, debemos perder el miedo a viajar con niños asmáticos. Tomando las debidas precauciones, y siempre tas consultar con el pediatra, los riesgos están muy controlados y se pueden evitar las crisis.

Como consejos básicos (y generales, que sirven para todas las situaciones), podemos mantener el entorno del niño libre de alérgenos como polvo o humo. Fumar cerca del niño está absolutamente desaconsejado. Hemos de prestar atención al clima (local y en el destino de nuestro viaje en coche) y permanecer en interiores cuando los factores ambientales puedan afectarlo.

Antes de viajar debemos planificar cuidadosamente la medicación que nos vamos a llevar. Hemos de mantenerlos siempre a mano, y no en el maletero, por ejemplo. En caso de necesidad, cuanto antes se aplique el remedio, mejor. Nunca debemos salir sin copias de toda la información sobre el tratamiento del niño, medicación, y las recetas en caso de necesitarlas.

Por lo general, los vehículos pueden contener muchos alérgenos como ácaros del polvo, moho y otros, que se depositan en la tapicería y plásticos del coche, y también en los conductos de ventilación del sistema de aire acondicionado. Limpiar el interior del coche a conciencia antes de salir de viaje es una opción muy buena para reducir los riesgos del niño asmático, y también un truco: abrir las ventanillas y conectar el aire acondicionado durante unos minutos, para vaciar dichos conductos de los posibles alérgenos.

Como precaución adicional revisaremos los filtros del habitáculo (aire, polen), y procuraremos circular con las ventanillas cerradas y el climatizador o el sistema de aire acondicionado.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top