Skip to Content

Consejos para el transporte de niños con epilepsia

Consejos para el transporte de niños con epilepsia

20/05/2016

‘La epilepsia tiene muchas caras. Hay muchos tipos de crisis epilépticas y de síndromes epilépticos, cada uno de diferente gravedad y pronóstico, por lo que es difícil hablar de epilepsia en general’, indica Lucía Villacieros Hernández, Pediatra y neuróloga infantil del Departamento de Pediatría y Neonatología del Hospital Quirónsalud San José. No obstante, a continuación, la doctora nos relata algunas recomendaciones generales para cuando nos disponemos a realizar un viaje con un niño epiléptico.

En primer lugar, hay que tener en cuenta diversos factores sobre la epilepsia de su hijo, como son: el control de las crisis (si la epilepsia está bien controlada, el viaje será menos problemático), los tipos de crisis (no es lo mismo tenerlas prolongadas o de caída al suelo, que tener ausencias, que suelen ser crisis breves sin complicaciones) y el tiempo que llevan el niño y los padres conviviendo con la epilepsia y, por tanto, el conocimiento y el manejo que tienen sobre ella. 


Consejos para ir en coche con niños con epilepsia

CONSEJOS ANTES DEL VIAJE

Antes de la partida, comenta con tu neuropediatra los detalles de dicho viaje; pídele su opinión sobre la situación médica en la que se encuentra tu hijo  y  si es adecuado el itinerario que pensáis realizar. Solicítale también que te redacte un informe médico en el que conste el diagnóstico y el tipo de epilepsia, la descripción de las crisis, el tratamiento que está tomando (dosis y posología) y qué hacer en caso de descompensación. 

Además, no olvides llevar contigo los documentos que te permitan acceder a la atención sanitaria en el lugar de destino (tarjeta sanitaria,  tarjeta europea, seguro médico, etc.) y toda la medicación que tu hijo va a necesitar para el tiempo que esté fuera de casa, ya que no sabes si podrás adquirirla allá donde vayáis.

DURANTE EL VIAJE
Las vacaciones se prestan a alterar nuestras rutinas y esto puede entrañar riesgos y descompensación de la epilepsia. Por ese motivo, es importante  seguir una serie de recomendaciones como son: mantener los buenos hábitos alimentarios y cumplir las horas de sueño y los horarios de la toma de la medicación (por ejemplo, después de las comidas  principales, desayuno y cena, para así evitar olvidos).

Si viajamos en coche, lo primero que hay que hacer es garantizar la seguridad, con un buen sistema de retención infantil homologado y adaptado a su talla y peso y siempre en los asientos posteriores. 

Si la epilepsia no está controlada, y también en los primeros viajes, es bueno que un adulto viaje con el pequeño en la parte de atrás. De este modo, si convulsiona, se le podrá ayudar y administrar la medicación adecuada (que siempre debéis llevar a mano en el bolso) para yugular la crisis lo antes posible, siempre colocando al niño en posición lateral de seguridad y sin introducir nada en su cavidad bucal. Posteriormente, acudiremos lo más pronto posible al centro hospitalario más cercano. 

Es importante no tener prisa por llegar al lugar de destino, haciendo paradas para descansar, si el viaje es largo, y para reponer fuerzas, tomando algún refresco.

Siguiendo estas pautas haremos que el viaje sea agradable y con apenas imprevistos. ¡Seguro que repetiréis!

Lucía Villacieros Hernández
Pediatra y neuróloga infantil
Departamento de Pediatría y Neonatología
Hospital Quirónsalud San José


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top