Skip to Content

Consejos de la Academia Americana de Pediatría para los niños con necesidades especiales

Recomendaciones Aap

18/01/2016

La Academia Americana de Pediatría, también conocida como la AAP, es uno de los organismos más activos a nivel mundial sobre los cuidados y atenciones especiales que requieren los niños que tengan alguna dolencia concreta. Tanto es así, que dentro de su estructura tienen un departamento específico llamado “hogar médico” (Medical Home) donde estudian todos los cuidados necesarios para estos niños y velan especialmente por sus derechos.

Según la AAP, estos niños con necesidades especiales son “todos aquellos que padecen, o tienen un riesgo mayor de padecer, condiciones crónicas físicas, relacionadas con el desarrollo, de comportamiento o emocionales y que, debido a ello, también requieren más atención o asistencia médica o de otro tipo que los niños en general”. En base a esta definición y a su dilatada experiencia nos hacen las siguientes recomendaciones:

  • Limitar los desplazamientos innecesarios. Si para nuestro pequeño cada viaje en coche le resulta un trance es mejor que sólo le hagamos desplazarse lo justo y necesario, así no asociará el coche con algo negativo y evitaremos la sobreexposición a riesgos evitables.

  • En caso de recoger al niño tras una hospitalización, deberemos consultar con los médicos el protocolo a seguir en el trayecto a casa, la subida y bajada a su SRI, las primeras horas en casa y cuál es el SRI más apropiado para cada caso concreto.
  • Si vamos a hacer un viaje con un pequeño con necesidades especiales, es conveniente contar con un plan de actuación por escrito con los cuidados que necesita y un kit médico de emergencia tal y como recogimos en esta infografía.
  • Si el viaje va a ser por cambio de residencia, debemos asegurarnos que en nuestro destino el niño puede recibir los mismos cuidados y educación que en el origen. Según la normativa vigente los niños con necesidades especiales tienen derecho a acceder a los mismos servicios que cualquier otro niño.

  • Como la tecnología y la investigación ofrecen cada vez más soluciones en cuanto a SRI para necesidades especiales, debemos consultar periódicamente los avances que se vayan produciendo en el campo para contar con el SRI mejor adaptado a nuestro hijo.
  • Si subir o bajar al niño del SRI nos lleva mucho tiempo o no tenemos un aparcamiento fácil cerca de casa podemos solicitar una plaza de aparcamiento para discapacitados. Nos aseguraremos de tener el aparcamiento asegurado cerca de casa y, por lo general, con más espacio.
  • Como los SRI para necesidades especiales suelen ser bastante caros, podemos consultar con el pediatra, el hospital o a través de las redes sociales si hay posibilidad de préstamo de este tipo de sillitas siempre que tengamos en cuenta algunos puntos.

    Y para terminar unos consejos generales, pero que tienen más sentido aún en estos casos particulares:
  • Desde el 1 de octubre es obligatorio que los niños viajen en los asientos de atrás salvo que el vehículo no cuente con asientos traseros, estos ya estén ocupados por otros menores en sus SRI o no se pueda instalar el SRI en ellos. Si tenemos que utilizar un SRI mirando hacia atrás en el asiento delantero, tenemos que comprobar siempre que el airbag está desconectado, y si lo usamos mirando hacia delante que no esté demasiado cerca.
  • Debemos utilizar el SRI siempre que sea posible el asiento trasero central ya que es el más seguro en caso de colisión.
  • No dejar solo al niño dentro del vehículo nunca (ver vídeo). Por poco tiempo que nos vaya a llevar lo que queramos hacer.

  • En los trayectos medios o largos, que un adulto acompañe siempre al niño en los asientos traseros. Nunca sabemos cuándo puede necesitar nuestra atención y quizá el tiempo hasta que paramos el coche en lugar seguro y podemos atenderle sea demasiado.

Back to top