Skip to Content

¿Cómo puede afectar el calor a los viajes en coche de niños con necesidades especiales?

¿Cómo puede afectar el calor a los viajes en coche de niños con necesidades especiales?

23/08/2018

Los niños, en general, sufren los efectos del calor de una manera más intensa que los adultos. Si hablamos de los viajes en coche en verano, el calor va a ser más intenso y afectará a los niños haciendo que suden más, que tengan más sueño o, en casos graves, que sufran un golpe de calor. En el caso de los niños con necesidades especiales esto es más notable, y dependiendo de la afección que sufran, así serán las consecuencias del calor para ellos.

En el caso de viajar con niños con necesidades especiales, lo primero que deberíamos hacer es consultar con su especialista y contarle el tipo de viaje que queremos emprender, su duración y a dónde vamos. Dependiendo del destino, la afección y el caso particular podemos recibir unos consejos u otros. 

De todos modos, en estas páginas hemos realizado una serie de artículos algo más específicos sobre niños con necesidades especiales atendiendo a las diferentes afecciones que pueden darse. Además, cuentas con un completo artículo con consejos que te pueden ser de mucha utilidad a la hora de preparar un viaje, sobre todo en los casos en que viajes al extranjero. Todos estos artículos pueden servir como apoyo y ayuda para comprender el tipo de necesidades que pueden surgir en los viajes en coche.

Dependiendo de la dolencia de cada niño, e incluso dependiendo de cada caso en particular, el calor puede afectar de manera diferente a los niños. Siempre podemos dar algunos consejos generales para sobrellevar el calor, por ejemplo, si el niño suda mucho sentado en su silla. El sudor no es algo perjudicial siempre que esté controlado. En caso de que el niño sude demasiado, podría deshidratarse.

Además, cuando llevamos el aire acondicionado encendido el sudor que moja sus ropas puede enfriarse y el niño se podría destemplar, sobre todo en los casos de movilidad más reducida. Afortunadamente podemos aliviar fácilmente el calor en las plazas traseras y viajar más tranquilos, sobre todo en los casos de viaje a contramarcha.

El efecto del calor es más peligroso en niños con enfermedades de la piel, como es el caso de la psoriasis. Los niños afectados tienen una mayor sensibilidad al aumento de la temperatura y a los rayos del sol, por lo que debemos redoblar nuestros esfuerzos a la hora de resguardarlos del calor del sol, además de utilizar una crema de protección solar de factor de protección muy alto.

Otro caso en el que hemos de ser muy cuidadosos con el sol y el aumento de la temperatura en el habitáculo es el de los niños con piel de mariposa, una afección que se caracteriza por la fragilidad de la piel de los pacientes y especialmente la de los niños que la padecen.

Nuestra recomendación está muy clara, y es la de consultar primero a nuestro especialista indicando qué tipo de viaje queremos realizar, su duración y todas las cuestiones que creamos que pueden afectar al niño durante las vacaciones. Son tantos factores los que pueden afectar al bienestar del pequeño que lo mejor es consultar las generalidades sobre cada enfermedad en nuestros archivos y pasar por la consulta para atender cualquier peculiaridad específica de cada caso.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top