Skip to Content

¿Cómo deben viajar los niños con dolor de espalda?

¿Cómo deben viajar los niños con dolor de espalda?

21/09/2016

Los problemas de espalda en niños tienen causas diversas y, por lo general, no son síntomas de enfermedades graves. Es decir, es raro o muy poco frecuente que un dolor de espalda en niños sea debido a problemas de huesos o de las vértebras, o de los discos que acoplan una vértebra a otra: infecciones, tumores o malformaciones. En dichos casos lo más recomendable es ponerse en manos del especialista y seguir sus consejos. Algunos ejemplos de causas orgánicas o específicas son la espondilolistesis, la cifosis de Scheuermann, la hernia discal, la escoliosis…

En el 90% de los casos, aproximadamente, las causas del dolor de espalda no se pueden identificar exactamente y se dice que el niño tiene un dolor inespecífico. Suele ser un dolor asociado a la actividad física o, a la inversa, al sedentarismo. Tanto un exceso de actividad como un exceso de inactividad pueden derivar en dolores de espalda, tanto por el excesivo trabajo al que se somete a la musculatura de la espalda como a las malas posturas sostenidas en el tiempo (viendo la televisión, jugando a videojuegos, con el ordenador o estudiando).

De hecho, gran parte de los problemas más comunes en la espalda de los niños tiene su origen en el exceso de peso que sostienen a diario con las mochilas escolares, que no solo fuerzan la musculatura sino que obligan al niño a adoptar malas posturas para llevar el peso de su material diario, comida y bebida. Otra causa común es la realización de ejercicios de alta intensidad o muy exigentes con la espalda.

La mejor manera de prevenir el dolor de espalda está en la postura adecuada

A la hora de viajar en coche, un niño con dolores de espalda debe mantener una postura correcta en todo momento. A menos que se trate de un dolor asociado a una enfermedad, que puede requerir el uso de un corsé ortopédico, por ejemplo, como en el caso de la cifosis o arqueamiento de la espalda, u otra enfermedad que haga necesario el uso de una silla especial, el niño debe sentarse correctamente en su sillita, y esta debe tener la inclinación adecuada.

Si el niño tiene problemas de espalda es bueno que sea consciente de ello y trate de no moverse demasiado en su silla, aunque si está correctamente sujeto por los arneses (en el caso de las sillas de los grupos inferiores), la libertad de movimientos de la espalda estará limitada; si ya utiliza un asiento elevador, es recomendable hacer partícipe al niño de sus problemas y de la mejor manera de evitar el dolor de espalda en el coche, haciéndolo consciente de los beneficios de mantener una postura adecuada durante todo el trayecto.

Además hay que prevenir los dolores causados por malas posturas en el día a día con ejercicio regular y adecuado a su edad, y manteniendo una postura correcta durante todo el día y en cada situación, no solo en el coche: sentados derechos con la espalda pegada al respaldo de las sillas y las piernas bien colocadas; durmiendo en colchones duros (o no demasiado blandos); transportando el peso justo en sus mochilas…


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top