Skip to Content

Chalecos para niños con problemas de comportamiento o necesidades especiales, la solución para viajar en coche

Chalecos para niños con problemas

21/12/2015

Los niños tienen el derecho de viajar de forma segura en los vehículos y los padres o tutores la obligación de cumplir con la normativa del Reglamento General de Conductores que lo regula. Para que esto sea posible existen en el mercado gran variedad de sillas infantiles diseñadas según el peso del menor. Pero, ¿qué pasa cuando el niño presenta problemas de comportamiento o falta de control a nivel de tronco?

Para estos casos se necesitan otros sistemas que garanticen una adecuada protección, como, por ejemplo, los chalecos de seguridad, especialmente diseñados como alternativa para niños de más de dos años. ¿Cómo son y qué niños los pueden usar?

Cuando el niño viaja sentado

En el mercado existen sillas infantiles para el coche con un diseño específico para niños con necesidades especiales o bebés prematuros que nacen con bajo peso. Pero según el niño va creciendo pueden surgir otras necesidades. Así, pueden ser niños con problemas de comportamiento que necesiten una sujeción adicional para garantizar su seguridad y la del resto de ocupantes dentro del coche o menores que no controlan la parte del tronco y que exigen mayor cuidado.

Para estos casos se puede recurrir a los chalecos de seguridad. Se trata de arneses en forma de chaleco compuestos de varias cintas horizontales y verticales que luego se sujetan al vehículo con otras cintas adicionales y que permiten que el niño pueda utilizar el cinturón de seguridad del propio vehículo. Están especialmente pensados para niños con más de dos años.

Existen diferentes tipos de chalecos para niños que viajan sentados. Todo depende del fabricante y modelo. Pueden tener apertura frontal o trasera, disponer de cintas ajustables en los hombros, de una cinta adicional entre las piernas, pueden ofrecer cierres de velcro… Lo que sí es importante es que el vehículo disponga de cinturón de seguridad, además, hay que tener en cuenta que en ocasiones se podrá requerir la instalación de cintas adicionales de sujeción.

Algunos de estos chalecos están especialmente diseñados para niños que viajan sentados en un autobús. Si alguna empresa de transporte escolar necesitase hacer uso de estos chalecos, sería recomendable que antes contactase con la empresa que fabrica los chalecos para conocer los requisitos sobre la instalación del mismo en el autobús.

¿Qué niños los pueden utilizar?

Como ya hemos comentado son chalecos de seguridad para niños con más de dos años que presentan problemas de comportamiento o que no controlan la parte del tronco. Más en general, está diseñados para ocupantes con un peso de entre 9 y 74 kilos con un diámetro de cintura entre 56 y 109 centímetros.

Chalecos para niños que viajan tumbados

Los fabricantes piensan en todos los casos y como hay niños, que por necesidades especiales, tienen que viajar tumbados en los asientos traseros, también para ellos se han desarrollado chalecos modificados.

A diferencia de los chalecos de seguridad para niños que viajan sentados, estos chalecos modificados consisten en un arnés con varias cintas horizontales y verticales que se sujetan al vehículo utilizando dos de los cinturones de seguridad de las plazas traseras.

En la actualidad sólo existe un chaleco de este tipo para niños de más de dos años que deban viajar tumbados. Se trata del chaleco E-Z-On fabricado por la empresa estadounidense E-Z-On Products y homologado en Estados Unidos según la norma de retención infantil FMVSS 213.

Este chaleco está pensado para niños mayores de dos años con problemas de comportamiento o falta de control del tronco que tienen que viajar tumbados en coche. Pero también es una alternativa a tener en cuenta para niños con yesos en la cadera que no quepan en los asientos especiales diseñados para ellos (su uso suele estar limitado a un peso de 29 kilos incluido el yeso).

¿Qué niños lo pueden utilizar?

Lo pueden utilizar niños de entre 2 y 12 años de edad con un peso entre 9 y 45 kilos y con un diámetro de cadera de entre 56 y 81 centímetros. Para que el chaleco sea efectivo el niño debe caber tumbado en el asiento trasero del vehículo y utilizar dos cinturones de seguridad para su correcta instalación.

En Estados Unidos se permite situar elementos de acolchado en la zona del suelo del vehículo situada delante del niño, también se puede utilizar algún tipo de acolchado bajo la cabeza y entre la cabeza o los pies y los laterales del vehículo. Otra recomendación a seguir es situar la cabeza del niño lo más lejos posible del lateral del vehículo.

Back to top