Skip to Content

¿Qué homologación deben cumplir los asientos para niños con necesidades especiales?

Requisitos sri

29/01/2016

Aunque básicamente un asiento infantil normal y uno para niños con necesidades especiales deben cumplir idéntica normativa, su uso específico hace que cuenten con unas características diferentes en algunos aspectos para adaptarse a los diferentes casuísticas físicas o de comportamiento que pueden tener los niños.

En su momento os ofrecimos una infografía mediante la cual, y de forma resumida, os mostrábamos las principales diferencias entre una silla convencional y una especial. Sin embargo hoy profundizaremos en algunos otros aspectos también importantes.

Normativa aplicable a los asientos especiales:

La normativa que rige los asientos para niños con necesidades especiales es la misma que para los convencionales. Esta es el reglamento europeo ECE R44/04 [Economic Commission for Europe, 2008], donde se define del siguiente modo los sistemas de retención para niños con necesidades especiales:

“Sistema especial de retención: sistema de retención infantil concebido para niños con necesidades especiales debidas a una discapacidad física o mental; en particular, este sistema permite colocar dispositivos adicionales de retención en cualquier parte del cuerpo del niño, pero debe incluir como mínimo un medio principal de retención que se ajuste a los requisitos del presente Reglamento”. 

Según el propio reglamento ECE R44/04, a la hora de homologar un asiento infantil para niños con necesidades especiales, se tendrá en cuenta que las diferencias con respecto a los convencionales serán las siguientes:

  • En la etiqueta de homologación debe aparecer el símbolo “S”

  • El sistema de sujeción primario, por sí solo, debe garantizar el nivel exigido de protección en cualquier posición del sistema de retención, independientemente de que haya otros adicionales.

  • Los sistemas adicionales pueden reducir la velocidad con la que el niño se sienta o se extrae del asiento infantil, pero deben estar diseñados de forma que minimicen al máximo el tiempo empleado en ello.    

  • Los sistemas adicionales deben ser a prueba de montaje incorrecto y además, poder ser desabrochados y manipulados de forma obvia por un rescatador en caso de emergencia.

  • Las pruebas dinámicas se realizarán primero con el sistema de retención primario y luego con todos los sistemas adicionales también abrochados, prestando especial atención en la presión que estos ejercen sobre el cuerpo del niño.

  • Los requisitos relativos a la hebilla del cierre son únicamente aplicados al sistema de retención primario. Debe ser visible en el punto de venta y antes de extraer el asiento de su envoltorio lo siguiente: “Este «sistema de retención para necesidades especiales» está diseñado para ofrecer apoyo adicional a los niños que tienen dificultades para sentarse correctamente en los asientos convencionales. Consulte siempre a su médico para asegurarse que este sistema de retención es adecuado para su niño”.

Objetivo Cero

Back to top