Skip to Content

Niños con capacidades distintas: evita cometer estos errores en sus viajes en coche

Niños con capacidades distintas: evita cometer estos errores en sus viajes en coche

22/02/2021

¿Qué debemos evitar en nuestros desplazamientos para mejorar sus trayectos en coche? Aunque todo va a depender de las necesidades concretas de cada niño, abordamos a continuación una serie de pautas generales. Y es que no debemos olvidar que todos los niños, sin excepción, tienen derecho a viajar en condiciones óptimas de seguridad. 

Por todo ello, hay que tener en cuenta que, como mínimo,  todos los niños menores con estatura inferior a 135 cm (nosotros recomendamos hasta los 150 cm para una mejor adaptación del cinturón) deben hacer uso de un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su altura y peso y, sobre todo, conforme a sus características y necesidades, a no ser que esté contraindicado por un especialista. En todo caso, deben viajar en condiciones óptimas de seguridad siguiendo las recomendaciones médicas. En esta infografía hemos reunido algunos tipos de sillas infantiles de coche que pueden ser útiles según las necesidades de cada menor.

Con el objetivo de no cometer errores en sus viajes, enumeramos a continuación una serie de pautas que se deben evitar:

-Bajo ningún concepto lleves a un niño con capacidades distintas sin un sistema de retención infantil homologado. Recordamos que sus SRI también deben cumplir con las homologaciones vigentes R44-04 o R-129. Esta sillita debe ser acorde a la altura y peso del menor. En la mayoría de casos, se pueden utilizar asientos infantiles convencionales. En todo caso, se deben seguir las indicaciones médicas para estos viajes en lo que respeta a la forma de sujeción más adecuada.

-En todo momento se deben seguir las indicaciones ofrecidas por el pediatra o especialista médico en lo que se refiere a la forma en la que deben realizar estos viajes y las precauciones que se deben tomar. También nos indicará si el menor puede viajar en un SRI convencional o si requiere de un sistema específico.

-Los sistemas de retención infantil nunca deben ser modificados o utilizados de modo distinto al indicado por su fabricante, excepto si, tras la modificación, el asiento ha vuelto a ser sometido a ensayos y cumple con la normativa de homologación de asientos infantiles. En todo caso, cualquier modificación deben contar con la autorización del fabricante. Hay que destacar que incluso los cambios pequeños pueden alterar significativamente el comportamiento de un asiento en caso de siniestro. Aquí hablamos de cómo los inventos ‘caseros’ pueden peligrosos.

-En algunos casos, el menor puede alcanzar el límite máximo de peso o estatura de su asiento infantil, pero, sin embargo, seguir  necesitando apoyo postural adicional. En estos casos, se deben seguir las indicaciones médicas al respecto para que sigan viajando protegidos. Y es que algunos niños pueden conseguir una mejor postura y un mayor apoyo a nivel de tronco si viajen en asientos elevadores. 

-No realizar más viajes de los necesarios, especialmente hay que tener en cuenta la condición médica del niño, ya que puede ser aconsejable limitar los desplazamientos innecesarios. 

-Hay que tener en cuenta que las sillitas mirando hacia atrás ofrecen una mayor protección, especialmente en zonas vulnerables como cabeza y cuello. De hecho, es recomendable que viajen así todo el tiempo posible y mínimo hasta los 4 años de edad. En el caso de niños con determinadas capacidades distintas puede ser todavía aún más aconsejable. 

-Los niños no deben viajar en los asientos delanteros. Deben usar siempre los asientos traseros, tal y como recoge la normativa, donde también se enumeran las excepciones para que puedan ir delante. En caso de ser necesario, nunca se deben instalar un SRI mirando hacia atrás en el asiento del copiloto si no se desactiva antes el airbag. Recordamos también que el airbag delantero puede ser peligroso en el caso de sillitas que van en el sentido de la marcha, ya que se sitúa al menor muy cerca del salpicadero. 

-También se debe evitar dejar solo al niño detrás si requiere ser observado continuamente o si tiene unas condiciones médicas especiales. En estos casos, es recomendable que vaya siempre acompañado de un adulto que le pueda supervisar y asistir en caso de ser necesario.

-A la hora de instalar el sistema de retención infantil, sigue las indicaciones del fabricante y ten en cuenta en todo momento las necesidades del niño. Por ejemplo, puede requerir que el respaldo esté más o menos inclinado o que se le añada algún elemento concreto acorde a sus necesidades. Por supuesto, debemos tener en cuenta que sólo podemos añadir elementos homologados y recomendados por el fabricante pues de lo contrario pueden  comprometer su seguridad. 

-Las prisas nunca son buenas compañeras. Por ello, debemos evitar instalar la sillita y sujetar al menor de forma rápida. Es necesario dedicar el tiempo necesario a hacerlo. Por ejemplo, debemos recordar la importancia de colocar al niño sin ropa voluminosa y lo importante que es que el arnés esté bien apretado.

-Se aconseja utilizar elevadores con respaldo cuando llegue el momento de pasar a este tipo de sistema de retención  por altura y peso. Este tipo de alzadores ofrecen una mayor protección en impactos laterales, además, ofrecen una mayor sujeción del menor y evitar cometer errores a la hora de poner el cinturón.

-Viajar sin las precauciones médicas necesarias. Es otro de los puntos que debemos evitar. Se debe llevar siempre en el vehículo un kit de emergencia que incluya las medicinas que pueda necesitar el niño. 

-Nunca se debe dejar a un niño solo dentro del vehículo. Tanto si tiene alguna capacidad distinta como si no, siempre deben estar acompañados de un adulto a fin de evitar accidentes con consecuencias tan graves como los golpes de calor.

-Tampoco es recomendable realizar largos desplazamientos sin descanso. Se recomienda realizar paradas frecuentes y sacar al menor del SRI para que pueda estirarse y cambiar de postura.  

-Los equipos médicos no deben estar sueltos. Además, deben estar con las baterías completamente cargadas y se recomienda que tengan una duración mínima superior al doble del tiempo estimado de desplazamiento. 

-Por último, los equipos médicos como andadores o sillas de ruedas deben ir en el maletero, apartados físicamente del habitáculo y de los pasajeros, y sujetos para evitar que impacten contra los ocupantes.

Hay que tener en cuenta que no todos los niños tienen las mismas necesidades y, por ello, debemos adaptar nuestros desplazamientos y la forma en la que viajan. En este artículo hemos hablado de recomendaciones generales. Pueden encontrar más consejos específicos en nuestro apartado ‘Niños con capacidades distintas’.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top