Skip to Content

Mirando hacia atrás

Todo lo que necesitas saber para llevar a tu hijo mirando hacia atrás

Las sillitas mirando hacia atrás garantizan una mayor protección de la cabeza, cuello y columna, precisamente unas de las partes más vulnerables, especialmente cuando hablamos de niños. A continuación, ofrecemos todas las claves para que tu hijo pueda viajar mirando hacia atrás.


Mirando hacia atrás

¿Por qué mirando hacia atrás?

  • Es más seguro. Pueden evitar el 80% de las lesiones.
  • Ofrece una mayor protección para la cabeza, cuello, columna, dado que la cabeza de un bebé es muy grande y pesada en proporción a su cuerpo

¿Hasta cuándo?

  • Los niños deben viajar en sistemas de retención infantil siempre que midan menos de 1,35 cm. Nosotros recomendamos seguir utilizando sillitas hasta 1,50 cm de altura.
  • Con las sillitas i-Size deben ir obligatoriamente hasta los 15 meses de edad. 
  • Aunque la ley exige ir mirando en sentido inverso a la marcha hasta los 15 meses, nuestra recomendación es que se haga hasta los cuatro años.

¿Cómo deben ir en sillitas mirando hacia atrás? 

• Obligatoriamente deben ir en los asientos traseros del vehículo, a no ser que estos asientos estén siendo ocupados por otros niños con sillitas, no se pueda instalar los SRI o no disponga de asientos atrás En cuyo caso se tiene que desactivar el airbag delantero del copiloto.

• Hay que seguir las indicaciones del fabricante para su correcta instalación. Pueden ser sillitas sujetas con el cinturón de seguridad o con el sistema isofix (suelen requerir de una base). 

• Utiliza el cojín reductor. Lo normal es que lo necesiten durante los 3 y 6 primeros meses, momento en el que el cuello del bebé comienza a fortalecerse. Suele ser a partir del medio año cuando el niño comience a permanecer sentado. En todo caso, todo dependerá del crecimiento del menor.

¿Qué es el sello Plus Test?

Es uno de los sellos más reconocidos a nivel internacional en materia de seguridad vial infantil. 

Son unas pruebas que se realizan en Suecia y que vienen a garantizar que la sillita en cuestión supera con éxito unas pruebas encaminadas a garantizar la protección del ocupante de la silla, en particular su cuello, en un impacto frontal siempre que se sigan las instrucciones de instalación que da el fabricante. 

Los fabricantes se someten a estas pruebas de manera voluntaria y no sustituye sino que complementa a la norma europea R44 y ECE R129.

Las sillas que han superado el Plus Test cuentan con esta etiqueta:

sello plus test

En esta infografía detallamos todas las claves para utilizar sillitas mirando hacia atrás:

Back to top