Skip to Content

Consejos prácticos

Consejos prácticos

Queremos conseguir que los niños viajen siempre seguros.

¡Sigue nuestros consejos!

Mostrar todo

Es importante que el sistema de retención infantil está homologado. Esto quiere decir que cumple con unos estándares de calidad, que la sillita en cuestión se ha visto sometida a unas pruebas de seguridad y que las ha pasado satisfactoriamente. 

Actualmente en la Unión Europea las sillitas de coche se pueden homologar bajo dos normas. Por un lado, la R44-04, que se basa en el peso del menor; y, por otro lado, la R-129 (i-Size), que se basa en la altura. La norma de homologación i-Size o R-129 poco a poco va sustituyendo a la R44 y será la que definitivamente se quede vigente. 

Ambas normas de homologación son diferentes. Aquí se puede ver las diferencias entre ambas.

El tipo de asiento infantil viene determinado por el peso y la estatura (la edad es orientativa). Igual que con la ropa, el niño necesitará cambiar de asiento a medida que crece.

Es fundamental sujetar la sillita infantil al asiento del vehículo firmemente y sin holguras y abrochar, también sin holguras, el arnés o el cinturón al niño.

El sistema iISOFIX facilita notablemente la instalación del asiento infantil en el vehículo, reduce la probabilidad de montaje incorrecto y, en general, mejora la seguridad.

No debe instalarse nunca un asiento infantil para bebés, de los que miran hacia atrás, delante de un airbag frontal, excepto si el airbag ha sido desactivado.

Adquirir la sillita infantil en un establecimiento de confianza y con vendedores que sepan responder todas las preguntas, ayuden a instalarlo la primera vez y admitan devoluciones en caso preciso, es clave.

En el coche, igual que en casa, no debe cederse ante sus protestas o llantos: “el coche no se mueve hasta que todos se hayan abrochado su cinturón en su sillita o asiento”.

No todos los sistemas de retención infantil se pueden instalar en todos los vehículos. Por un lado, hay que tener en cuenta factores como si la sillita sólo se puede instalar con el sistema ISOFIX o si también se puede sujetar con el cinturón de seguridad. 

Además, hay que tener en cuenta que las sillitas de coche i-Size sólo se pueden instalar en plazas de coche catalogadas como i-Size. Por este motivo, los fabricantes de sillitas de coche suelen ofrecer un listado donde se recogen los coches compatibles con la sillita en cuestión y dónde se puede colocar. Conoce aquí cómo se han adaptado los automóviles a la normativa i-Size.

También hay que señalar que muchas sillitas cuentan otros sistemas como ‘Pata de Apoyo’ o Top Tether y no todos los vehículos permiten su instalación. 

Por ello, es recomendable cerciorarse previamente que la sillita es compatible con el vehículo e incluso se aconseja su instalación previa junto con un profesional para comprobar que efectivamente se puede colocar correctamente y con total seguridad.

Abrigos, grandes sudaderas… Colocar a un menor en un sistema de retención infantil con ropa voluminosa puede comprometer su seguridad, ya que ofrece una falta sujeción. 

Un arnés está bien ajustado cuando se pueden meter dos dedos entre el cuerpo y el arnés. Aquí abordamos por qué un arnés apretado es un arnés seguro. 

El volumen del abrigo hace que el arnés quede demasiado flojo y que erróneamente se piense que el menor va bien sujeto. Con todo ello, la sillita de coche no puede actuar correctamente y proteger al niño en caso de ser necesario.

Back to top