Skip to Content

La vuelta al cole: ¿curso nuevo, silla nueva?

La vuelta al cole: ¿curso nuevo, silla nueva?

31/08/2016

Con el fin del verano y la llegada del mes de septiembre, los preparativos para iniciar la vuelta al cole se acumulan en los hogares: nuevos libros de texto, material escolar, las mochilas, los uniformes… Todo es nuevo y todo parece ir a contrarreloj, y muchos padres se plantean la opción de cambiar de sistema de retención infantil: los niños crecen muy rápido y es posible que la silla habitual se les haya quedado justa.

No obstante, por regla general, un nuevo curso no implica necesariamente un cambio del SRI que llevamos en el coche. Esto tan solo lo marca el desarrollo físico de los niños. En el fondo es lo mismo que un par de zapatillas deportivas: mientras estén en buen estado el niño las utilizará, hasta que el pie le haya crecido lo suficiente como para adquirir un número más. Mientras el sistema de retención infantil esté en óptimas condiciones, y no se den las causas principales que aconsejan su cambio, no es necesario optar por uno nuevo.

Si apuramos el símil de las zapatillas deportivas para el colegio, es posible que los niños las hayan dejado de utilizar en verano por disponer de otro tipo de calzado más adecuado, y que en el momento de calzarlas de nuevo para empezar el nuevo curso, nos llevemos la sorpresa: han crecido tanto que han quedado inservibles. Con el SRI no ocurrirá esto, es decir, no nos llevaremos una sorpresa porque los niños lo han utilizado todos los días en verano. Por tanto, normalmente no caben sorpresas de última hora en relación a las sillas de coche infantiles.

Estos son los principales indicadores para cambiar de SRI

El SRI servirá perfectamente para llevar a los niños con seguridad mientras no se excedan ciertos parámetros como el peso (la sillita indica el peso máximo recomendado) y la talla. La edad no es un parámetro -determinante, sino orientativo, para cambiar de sistema de retención infantil: tan solo la talla y peso del niño es relevante a la hora de plantearse el cambio.

Es cierto que con la edad las dimensiones físicas de los niños crecen, pero no es algo que experimenten todos por igual. Unos crecen antes, otros más tarde; algunos niños aumentan su peso en mayor proporción que su estatura: cada niño es diferente, y crece de forma distinta.

Por tanto, si un niño excede el peso máximo recomendado para la sillita, debemos plantearnos una silla de mayores dimensiones, apropiada para un rango de peso mayor. Si por el contrario, no estamos llegando al peso máximo, pero la cabeza del niño sobresale por encima del reposacabezas, es el momento del cambio. Además, tarde o temprano terminará sobrepasando el peso máximo, así que en unos casos o en otros, tanto la talla como el peso son los indicadores de que es la hora de adquirir un nuevo SRI.

Cómo elegir la mejor silla infantil para el coche

Pero, ¿cuál elegir? El mercado dispone de una amplia variedad de SRI a la venta, y puede resultar bastante complicado decidirse por una marca o por otra. 

Infórmate bien sobre los distintitos sistemas de retención infantil y cuál es el que mejor se adapta para te pequeño. El  asesoramiento de un buen profesional entendido en Sistemas de Retención Infantil es fundamental.

Ayúdanos a conseguirlo

Back to top