Skip to Content

Los viajes urbanos y los impactos laterales

Los viajes urbanos y los impactos laterales

La mayor gravedad de estos accidentes se explica por la velocidad a la que se circula en carretera, muy superior a la máxima velocidad permitida en ciudad.


LOS RIESGOS DE LAS ZONAS URBANAS              

Si bien se circula a una velocidad prudente (nunca superior a los 50 km/h), viajar en zonas urbanas conlleva un alto riesgo de impacto lateral. Este tipo de colisión es muy frecuente en ciudad, debido al alto número de cruces o intersecciones, y supone un 25% del total de los accidentes de tráfico. Suele ser causado cuándo alguien no respeta un cruce, un ceda el paso o se salta un semáforo en rojo.

Los coches no se encuentran tan preparados para hacer frente a un impacto lateral como a uno frontal. Sobre todo porque el espacio disponible para amortiguar un impacto en el frontal del vehículo es mucho mayor que en su lateral. Las puertas pueden estar hechas de un material deformable para ajustarse al impacto y además puede que contemos con airbags laterales o con airbags de cortina, pero estas medidas están pensadas principalmente para proteger a un adulto y, en menor medida, a menores que viajen en sus sillitas.


MÉTODOS DE PREVENCIÓN

Recordar que la plaza central de la parte trasera, es el lugar más adecuado para instalar la sillita infantil ya que está alejado de cualquier zona de impacto.

Anteriormente se han ido modificando los distintos Sistemas de Retención Infantil para incluir protecciones laterales que protejan la espalda y los hombros, algo que ayuda en caso de impactos laterales. También existe el sistema de anclaje ISOFIX, que mantiene mayor estabilidad ante un imparto lateral puesto que está preparado para mantener el dispositivo anclado y el recorrido adecuado del cinturón o arnés en todo momento.

Recientemente el fabricante de sillitas infantiles Britax Römer ha diseñado los cojines de aire SICT (Side Impact Cushion Technology), incluidos en los laterales de las sillitas, que mejoran considerablemente la protección en caso de impacto lateral. Al deformar el lateral de la sillita relleno de aire, se evita que la propia silla sufra daños estructurales y se absorbe gran parte de la energía del impacto. Además no molestan al niño sentado en la sillita porque no invaden el interior, simplemente ensanchan la sillita de forma que el lateral comience a amortiguar el impacto lo antes posible y pueda minimizar sus consecuencias. 

Back to top