Skip to Content

En verano, ¿hay algún sistema que evite que los niños puedan quedarse encerrados en el coche?

En verano, ¿hay algún sistema que evite que los niños puedan quedarse encerrados en el coche?

14/08/2017

Con temperaturas tan altas como las vividas este verano en España, el tema de la seguridad de los niños a bordo de los coches y el golpe de calor salta de nuevo a las portadas. Y no es para menos, ya que sabemos que el interior de un vehículo cerrado y expuesto al sol funciona de la misma manera que un pequeño horno, y la temperatura ambiente alcanza con rapidez los 50 ºC, con el consiguiente peligro para niños, mascotas y, en general, cualquier persona que se quede atrapada en su interior.

Además, el mayor incremento de temperatura se da en los primeros diez minutos en los que el coche se queda al sol, y por tanto el proceso es muy rápido, tanto que casi no nos damos cuenta. Y la realidad es que este tipo de casos suceden y no tiene por qué ser necesariamente por negligencia o irresponsabilidad: puede ser un simple olvido.

Tal y como indica el informe de Fundación MAPFRE y la Asociación Española de Pediatría, los niños pueden sufrir golpes de calor con facilidad con tan solo 25 ºC de temperatura exterior y a los diez minutos de permanecer encerrados en el coche. Y lo peor de todo, le podría pasar a cualquiera. Basta un despiste, una cabeza llena de problemas a los que dar vueltas, y sucede lo imposible. Por eso es interesante preguntarse, ¿existe algún sistema que nos alerte ante un olvido de estas características? ¿Cómo asegurarnos de que no olvidamos a un niño en el coche?

Ante la cantidad de casos de golpe de calor en el coche que terminan en fatalidad, empiezan a surgir las iniciativas para utilizar la tecnología al servicio de alertar estas situaciones. Por ejemplo, la compañía General Motors estrenó el año pasado un dispositivo de alerta similar al que nos avisa de que olvidamos abrochar el cinturón, pero que imprime en el salpicadero el mensaje “Mira en el asiento trasero” cuando apagamos el motor para salir del vehículo. Se trata de un aviso sonoro y visual, con el mensaje parpadeando en nuestro salpicadero.

Existen más dispositivos en el mercado, como CarMinder, que consta de un altavoz manos libres Bluetooth y un sistema de alerta y se sincroniza con el smartphone. Si apagamos el motor y salimos del coche dejando el niño dentro, el sistema nos avisará en caso de que registre algún sonido, como por ejemplo la voz, en el interior.

Un sistema diferente, pero a la par muy ingenioso, sería Gabriel. Este sistema consiste en una alfombrilla que incorpora sensores de presión y que se coloca justo debajo de la silla infantil. Está conectada a un dispositivo que se puede colocar en las llaves del coche, de manera que cuando apagamos el motor y salimos del coche sin el niño, alejándonos más de 5 metros, la alfombrilla se comunicará con el dispositivo que llevamos encima y activará la alarma.

Este tipo de sistemas de alerta podrían salvar las vidas de muchos niños cada año, niños que se verían afectados por el golpe de calor dentro del coche. No existe ningún impedimento para implantar estos sistemas de alerta en los coches nuevos porque la tecnología ya existe. Un simple detector de presión en los asientos traseros que sea capaz de diferenciar entre una silla de coche vacía y otra silla ocupara sería suficiente para evitar estas dolorosas situaciones.

Ayúdanos a conseguirlo

Back to top