Skip to Content

Vehículos demasiado altos, ¿son un problema para los niños?

Vehículos demasiado altos, ¿son un problema para los niños?

30/09/2020

SUV, 4x4, autobuses…¿son los vehículos altos un problema de seguridad para los niños? Por un lado, debemos tener en cuenta que las posibilidades de atropello pueden aumentar cuando hablamos de vehículos muy altos. Los niños, por su altura, pueden no ser percibidos por los conductores, especialmente cuando pasan por la parte trasera. A esto hay que añadir las consecuencias de un posible atropello, mucho más graves cuanto más grande, alto y pesado sea el vehículo en cuestión. Aunque hay que destacar que la tecnología que pueden llevar incorporada estos vehículos trata de minimiza todos estos riesgos reduciendo así al máximo las consecuencias de un atropello.

Los vehículos altos se han puesto de moda, especialmente los conocidos como SUV. Se trata de vehículos derivados de los todoterrenos que comparten parte de su diseño. Son más grandes que un coche o utilitario, aunque podemos decir que hoy en día son un híbrido entre un utilitario y un 4x4. De hecho, muchos no cuentan con la tracción integral propia de los todoterrenos. Cada vez más, los conductores apuestan por este tipo de vehículos para su movilidad. A esto hay que añadir los numerosos autobuses y camiones que circulan en mayor o menor medida por la ciudad. En todo caso, vehículos que pueden suponer un riesgo para los peatones, especialmente cuando hablamos de niños pequeños, más vulnerables y menos visibles. 

En lo que respecta a su seguridad como pasajeros, este tipo de vehículos equipan la misma seguridad y tecnología que el resto de automóviles. Recordamos la importancia de que los niños viajen siempre con un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su altura y peso. Siempre bien instalado y los niños adecuadamente sujetos

Según un estudio de Detroit Free Press y USA Today, el auge de los SUV está teniendo como consecuencia un aumento de los atropellos mortales en Estados Unidos. Concretamente, señalan que un SUV tiene una posibilidad de entre dos y tres veces mayor de matar a un peatón en caso de atropello que un coche convencional. El auge de este tipo de vehículos grandes es mayor en Estados Unidos que en Europa, por lo que los índices pueden variar considerablemente. En este sentido, indican que los atropellos mortales han aumentado un 46% entre los años 2009 y 2016. En este periodo, el número de atropellos mortales en los que ha estado envuelto un SUV ha aumentado un 81%, según este mismo estudio.

Este tipo de vehículos SUV tienen un mayor tamaño y peso, además, cuentan con un frontal mucho más alto y vertical. En impactos directos el peatón es arrollado sin la posibilidad de amortiguación sobre el capó. 

Sin embargo, no nos queremos referir únicamente a los SUV. Todos los vehículos por su mayor tamaño pueden suponer un riesgo para los peatones, especialmente para los más pequeños. Cuanto más grande sea un vehículo, más puntos ciegos, es decir, zonas donde el conductor no alcanza a ver. De hecho, uno de los mayores riesgos a los que se enfrentan los niños cuando van en autobús escolar es precisamente el atropello. La Dirección General de Tráfico (DGT) en España apunta que el 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo o justo en los instantes inmediatos. En muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres.

TECNOLOGÍA QUE AYUDA A EVITAR ATROPELLOS Y REDUCIR SUS CONSECUENCIAS

Conscientes de los riesgos y la vulnerabilidad de los peatones, los fabricantes desarrollan e implantan en sus vehículos sistemas que ayudan a evitar el atropello y a minimizar sus consecuencias. 

¿Qué se tecnología se ha implantado?

-Capó activo: cuando los sensores detectan una colisión, la parte trasera del capó se eleva para amortiguar mejor el impacto contra el peatón.

-Sistema de frenado de emergencia autónomo (AEB): el vehículo avisa o se detiene si detecta a un peatón o ciclista en su trayectoria. Esta tecnología también se ha desarrollado para cuando los vehículos van marcha atrás. 

-Cámaras delantera y trasera para detectar si hay peatones cruzando por delante o por detrás. Muy útiles cuando hablamos de niños y especialmente de vehículos muy grandes como autobuses o camiones.

-Sonido para los vehículos eléctricos o híbridos. Estos automóviles apenas emiten ruido, por lo que el peatón no percibe su presencia y puede cometer la imprudencia de cruzar sin mirar pensando que no hay ningún vehículo próximo. Estos coches incorporan alertas sonoras y sonidos propios para que sean más percibidos por todos los usuarios.

-Control del ángulo muerto. Dispone de cámaras situadas en los espejos retrovisores exteriores o módulos de radar en los paragolpes que controlan si un vehículo se encuentra en aquel espacio donde el conductor no tiene  visibilidad. El sistema avisa de que hay un vehículo situado en ese punto mediante señales luminosas en el propio espejo retrovisor. En ciudad, incluso puede alertarnos de la presencia de ciclistas o peatones.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top