Skip to Content

Tráfico detecta a 192 niños sin sistema de retención infantil en una semana

¿Cómo ha evolucionado la siniestralidad vial infantil y el uso de los SRI en los últimos años en España?

22/03/2021

¿Sabías que las lesiones en caso de siniestro de tráfico se reducen hasta en un 75% con un uso adecuado de un sistema de retención infantil? A pesar de ello, todavía son muchos los que transportar a los niños sin la seguridad correspondiente. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha detectado a un total de 192 menores sin sillita de coche en tan solo una semana. Del 8 al 14 de marzo de 2021, Tráfico ha intensificado la vigilancia del uso del cinturón de seguridad y sistemas de retención infantil con resultados especialmente preocupantes. 

Si llevar el cinturón puesto reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de siniestro, en el caso de los niños, la utilización de los sistemas de retención infantil es aún más importante ya que los datos demuestran que nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado si se hubieran utilizado los sistemas de retención obligatorios. Los datos demuestran que el número de niños fallecidos y heridos en siniestros de tráfico se ha ido reduciendo en los últimos años, aunque datos como el de esta campaña indican que todavía queda un largo camino por recorrer para que todos los niños viajen de forma segura.

Evolución siniestralidad vial infantil 2019

Hay que recordar que en España, al igual que en la mayoría de países, el uso de sistemas de retención infantil es obligatorio. En este caso, todos los menores de edad con una altura igual o inferior a 135 cm deben utilizar un sistema de retención infantil homologado y adaptado a su altura y/o peso. Aunque sólo se obliga hasta los 135, desde Fundación MAPFRE recomendamos que los niños utilicen una sillita de coche, en este caso un elevador (preferiblemente con respaldo) hasta los 150 cm, momento en el que el cinturón de seguridad queda debidamente abrochado

Estos menores deben utilizar la correspondiente sillita y, además, deben viajar en los asientos traseros. Deben ir detrás con un SRI salvo tres excepciones:

  • Que el vehículo no disponga de asientos traseros.
  • Que estén siendo ocupados por otros menores son sillita.
  • Sea imposible instalar en ellos el sistema de retención infantil. 

Si un sistema de retención infantil protege, mucho más lo hace si esta sillita es mirando hacia atrás. De hecho, pueden evitar en un 80% las lesiones graves en caso de siniestro y ofrecen una mayor protección para la cabeza, cuello, columna. Recordamos que actualmente las sillitas i-Size deben ir así obligatoriamente hasta los 15 meses de edad. Desde Fundación MAPFRE recomendamos que los niños viajen mirando hacia atrás todo el tiempo que sea posible y, como mínimo, hasta los 4 años de edad. 

DE LA SILLITA AL CINTURÓN

Una vez se han superado los 150 cm, el menor puede pasar a utilizar el cinturón de seguridad de un adulto. Así es como debe viajar un niño después de dejar el sistema de retención infantil. 

Sin embargo, si los propios adultos no utilizan el cinturón, difícilmente lo van a hacer los más jóvenes. En los siete días que ha durado la campaña de la DGT, se han controlado un total de 327.414 vehículos y se han impuesto 3.914 infracciones de conductores o pasajeros por no hacer uso del reglamentario sistema de retención.

Si tenemos en cuenta los datos de conductores que no hacía uso del cinturón de seguridad, 8 de cada 10  iba a bordo de un turismo particular. Además, 1.313 pasajeros, 789 en asientos delanteros y 524 en asientos traseros, fueron también sancionados por no llevarlo puesto o no hacerlo de la manera correcta.

Tráfico recuerda que el cinturón es obligatorio para todos los pasajeros, también para quienes viajan en los asientos traseros. Hay que destacar que en caso de impacto frontal, por ejemplo, la probabilidad de que un ocupante de esos asientos golpee mortalmente a otro pasajero de delante puede ser hasta 8 veces mayor. Sin cinturón de seguridad, a 80 km/h los pasajeros de atrás no tienen ninguna forma de sujetarse y son proyectados con los de delante con una fuerza equivalente al golpe de una bola de 1.200 kg a 10 km/h, lo que podría matar o lesionar gravemente a los ocupantes de los asientos delanteros.

Hay que señalar que pese al descenso general registrado el año pasado en siniestralidad vial por las restricciones de movilidad establecidas en la pandemia, aumentaron los fallecidos que no hacían uso del cinturón en el momento del siniestro, pasando del 22% en 2019 al 26% en 2020. Este dato incluso se elevó hasta un 36% durante el primer estado de alarma (15 de marzo al 20 de junio) en el que de las 58 personas fallecidas, 21 no llevaban puesto el cinturón.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top