Skip to Content

Todo lo necesario para el transporte seguro de la madre y el recién nacido

Todo lo necesario para el transporte seguro de la madre y el recién nacido

03/06/2019

Ante la llegada de un nuevo miembro de la familia, las dudas son algo habitual en nuestro día a día. Dudas de todo tipo, desde las más aparentemente insignificantes, hasta otras de gran calado. Entre estas dudas frecuentes se encuentran todas las relacionadas con el transporte del recién nacido, cómo hacerlo con seguridad y qué precauciones hemos de tener en cuenta.

Empezando por la nueva madre, suele ser muy difícil indicar cuándo resulta «seguro» volver a conducir tras el parto. La recomendación más habitual es que no se conduzca antes de entre una y tres semanas después de un parto sin complicaciones. Si se trata de un parto por cesárea, la recomendación es de, al menos, seis semanas de espera. El mejor consejo que se puede ofrecer es que siempre conviene dejarse asesorar por el ginecólogo, obstetra o por tu matrona.

Cómo debe viajar en coche el recién nacido

Como parecerá obvio, los recién nacidos deben viajar en un sistema de retención infantil adaptado a sus características físicas. Esto significa que la sillita deberá ser específica para recién nacidos y bebés pequeños, ya que previenen hasta el 90% de todas las lesiones graves o mortales que podrían producirse en caso de una colisión. Nunca debemos llevarlos en brazos.

Hay que recordar que el recién nacido debe viajar en sillita de coche desde el primer momento, en su primer viaje en coche y en desde el momento en que se abandona el centro de maternidad.

Con algo de anticipación, tendremos una silla lista para el día esperado del parto. Preferiblemente, la silla será nueva, pero si optamos por el mercado de segunda mano debemos seguir estas recomendaciones.

Es bueno practicar la instalación de la sillita adecuadamente antes de colocar al niño. Hablamos del caso de ser padres primerizos. El sistema Isofix evita errores en su instalación. 

No nos olvidemos de la normativa. Los niños deben ir mirando hacia atrás hasta los 15 meses, aunque desde Fundación MAPFRE recomendamos que se siga llegando a los niños en sillitas mirando hacia atrás todo el tiempo posible y como mínimo hasta los 4 años. Podemos tener dudas acerca de si es seguro viajar con un recién nacido si vamos solos en el coche, pero la normativa es como es.

En cuanto a la posición en que debe viajar el niño, no debe ser demasiado erguida. Se recomienda una posición intermedia entre la horizontal y la vertical. Igualmente, la mayoría de sistemas de retención infantil cuentan con reductores específicos para los recién nacidos que ofrecen al bebé una mayor ergonomía y sujeción en la sillita.

El asiento más seguro para instalar la silla es el central trasero, por estar más alejado de las puertas. Sin embargo, los anclajes Isofix se suelen instalar en los dos asientos laterales. En este caso, se recomienda colocar el sistema de retención infantil en el asiento detrás del copiloto para tener un mejor acceso y visibilidad del menor.

Es importante señalar que el sistema de retención infantil debe ser homologado. Actualmente están en vigor la norma ECE R44/04 y la R-129 (i-Size). Esto indica que el modelo de sillita ha sido sometido a determinadas pruebas de seguridad antes de ponerse a la venta. 

Por último, sigue estos consejos específicos si el bebé es prematuro. Igualmente, en esta infografía ofrecemos recomendaciones de seguridad vial tanto para la madre embarazada como para el niño que acaba de nacer:

Antes y después del embarazo

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top