Skip to Content

Tipos de dispositivos de seguridad infantil en el coche

Tipos de dispositivos de seguridad infantil en el coche

05/07/2014

En FUNDACIÓN MAPFRE queremos profundizar en este tema, analizando los distintos grupos de dispositivos divididos según la edad y el peso de los niños. Conviene en este punto recordar que la edad es orientativa pero, en el segundo caso, es obligatorio que el peso del niño se sitúe SIEMPRE dentro del intervalo permitido para cada grupo.

Grupos de SRI

Las sillitas, cucos o maxicosis del grupo 0 y 0+, corresponden a los bebés hasta los 18 meses de vida o hasta los 13 kilos de peso (10 kilos en el caso del grupo 0 y 13 kilos en el caso del grupo 0+). Es imperativo que la silla (tipo huevo) esté colocada en el sentido inverso de la marcha. Esto ayuda a proteger enormemente el cuello y la cabeza, sin duda las partes más delicadas de todo infante.

El grupo I está compuesto por sistemas adecuados para niños de entre 9 y 18 kilos, válidos aproximadamente hasta los 3 o 4 años. También se aconseja utilizar sillitas de este grupo que vayan orientada en el sentido contrario a la marcha, reduciendo el riesgo de lesiones graves. Las sillitas de este grupo podrán ir sujetas as vehículo bien con el cinturón de seguridad de tres puntos del automóvil o bien con el sistema ISOFIX.

El grupo II, formado por sistemas diseñados para niños de entre 15 y 25 kilos y aproximadamente 6 años, cuenta con mayores posibilidades de acción. Los menores, en este caso, se sientan sobre su sillita y viajan sujetos directamente por el propio cinturón de seguridad del coche.

Por último, los SRI para niños de entre 22 y 36 kilos y hasta los 12 años de edad, se engloban dentro del grupo III.  En este caso el niño también viajará sentado sobre su sillita y utilizando el cinturón del coche, de este modo el niño seguirá acostumbrándose a usar dicho cinturón de seguridad para adultos habitualmente. Eso sí, y al igual que en el caso de los asientos del grupo II, el cinturón tiene que estar perfectamente ajustado sobre la clavícula y la cadera (no sobre el abdomen, sobre el cuello ni sobre el hombro).

Elementos de los SRI

Los propios sistemas de retención infantil cuentan con diversos dispositivos para facilitar la seguridad del menor, cada uno encargado de una función distinta.

Para sujetar la sillita al vehículo se puede usar el cinturón de seguridad del propio vehículo, o también se puede utilizar el sistema ISOFIX si viene incorporado. Este sistema de anclaje cuenta con tres puntos de sujeción, dos en el respaldo del asiento trasero y otro en la parte trasera o directamente al suelo del vehículo mediante una pata de apoyo. Se recomienda utilizar sillitas con el sistema ISOFIX, ya que facilita la operación de instalar la sillita en el vehículo y también mejora la seguridad de los niños en caso de accidente.

Los arneses de sujeción se encargan de mantener al menor dentro de la sillita. Para maximizar su eficacia, es importante ajustarlos correctamente, sin permitir holguras que provoquen que el niño esté suelto y que pueda sacar los brazos fuera de los arneses.

Por último, existen otros sistemas específicos de algunas marcas o fabricantes. No obstante, antes de equipar un sistema cualquiera, asegúrese de que está homologado, que cumple la directiva ECE R44/04 y que cuenta con su correspondiente etiqueta naranja de homologación. Esto indica que ha superado las pertinentes pruebas de seguridad y que proporcionará la mejor protección para el menor. Como siempre, desde FUNDACIÓN MAPFRE  te recordamos que la seguridad es lo primero. 

Back to top