Skip to Content

Subir o bajar del vehículo de transporte escolar, el momento en el que se producen más accidentes

Subir o bajar del vehículo de transporte escolar, el momento en el que se producen más accidentes

19/03/2019

Cada día unos 630.000 alumnos utilizan el autobús escolar para ir al colegio y regresar a casa, según el Observatorio del Transporte de Viajeros por Carreteras, del Ministerio de Fomento. Se trata de uno de los transportes más seguros de nuestro país en cuanto a las cifras de siniestralidad que se registran, con un índice de fallecidos por kilómetro recorrido muy bajo según revela la DGT. 

Durante las campaña de inspección que suele realizar la DGT, los agentes suelen comprobar las autorizaciones y documentos que deben tener los vehículos para la prestación del servicio, así como también las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo según la normativa y los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor —el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso—.

Las principales causas de los siniestros en el transporte escolar son la velocidad inadecuada y las distracciones del conductor, por ejemplo, mediante el uso del teléfono móvil u otros aparatos. Sin embargo, el 90% de los siniestros que se producen durante el transporte escolar se dan en el momento de subir o bajar del vehículo o en los instantes inmediatos. 

Estos incidentes suelen deberse a la distracción, en primer lugar. Ya sea porque el menor no es consciente del peligro que corre justo en el momento de subir o bajar del autobús; ya sea porque el conductor del transporte está distraído o no presta la debida atención a sus maniobras; o bien porque los padres no sensibilizan  a sus hijos sobre los riesgos, o van con prisa y estacionan su vehículo lejos del transporte escolar.

Para evitar este tipo de situaciones te recomendamos la lectura del estudio ‘Manual de Inspecciones de Seguridad Vial en Entornos Escolares’, de Fundación Mapfre . Es muy importante que los padres respeten las paradas establecidas, acudir con tiempo suficiente y no esperar a los niños lejos, al otro lado de la calzada o en situaciones poco accesibles o incómodas para los menores.

Algunos mensajes sobre seguridad vial que los padres pueden transmitir a sus hijos, relacionados con la seguridad en el colegio y transporte escolar son:

  • No hay que detenerse nunca detrás del autobús. La visibilidad en ese punto es nula por parte del conductor, y una maniobra inadvertida por el pequeño puede terminar en tragedia.
  • Siempre hay que esperar la señal del conductor para entrar o salir, así como para cruzar. Es bueno hacerlo siempre varios metros por delante del vehículo, extremando las precauciones y sin dejar de comprobar que por ambos lados no venga ningún otro vehículo.
  • Ya en el autobús, el niño debe mantenerse sentado y con el cinturón puesto, si está instalado.
  • En ningún caso hay que correr, ni al llegar al autobús, ni al salir. Esto implica que los propios padres deben llegar con tiempo suficiente a la parada del autobús, de manera que se elimine la prisa.
  • En todo caso, hay que obedecer al conductor y al monitor que lo acompaña.

En cuanto al estacionamiento del vehículo, los padres deben buscar un sitio adecuado para dejar y recoger a sus hijos. Para ello, es recomendable que encuentren estacionamiento cerca de un paso de peatones o, como preferencia, en la misma mano en que se encuentra estacionado el autocar.

En el caso de que los niños acudan a la parada del autobús escolar por otro medio de transporte o caminando, ya sea acompañados o no, es conveniente recordar las recomendaciones para un camino escolar seguro. De esta manera, mejoraremos considerablemente su seguridad.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top