Skip to Content

¿Qué precauciones debo tomar para usar un asiento infantil de segunda mano?

Precauciones sillitas segunda mano

Aunque no es lo más recomendable, podemos usar un asiento infantil de segunda mano siempre que antes nos aseguremos que sigue manteniendo intactas todas sus características para que, en caso de accidente, ejerza correctamente su función.

Está claro que si reutilizamos para un segundo hijo un asiento que ya habíamos adquirido previamente, sabemos perfectamente cuál ha sido su historial y si ha habido cualquier problema con él. Sin embargo si ese asiento nos lo deja un amigo o lo adquirimos de segunda mano, debemos asegurarnos de su estado.

Para ello lo más sencillo es seguir los siguientes puntos de comprobación o recomendaciones.

1. El asiento no debe haber estado expuesto nunca a un accidente de tipo moderado o severo.

2. El asiento sigue contando con las etiquetas que muestran tanto el número de serie del modelo así como la fecha de fabricación: Es muy importante que tengamos ambos datos pues con el de la fecha sabemos cuándo se fabricó y por lo tanto, si está cerca de finalizar su vida útil debido a la caducidad de la misma. Respecto al número de serie, con él podemos saber si se ha habido alguna llamada de revisión por el fabricante por defectos encontrados en la silla.

3. El asiento no ha sido retirado del mercado por algún problema: puede darse el caso de que un asiento infantil se haya retirado del mercado tras encontrar defectos en la fabricación que afecten a su seguridad. Con el número de serie podemos preguntar al fabricante para que nos confirme si hay algún problema.

4. El asiento cuenta con todas sus partes: es necesario que el asiento estécompleto, incluyendo aquellos elementos susceptibles de retirarse para ir adaptando la silla al crecimiento del niño.

5. Que no presente deterioros de ningún otro tipo: ni arneses desgastados, ni hebillas o lengüetas oxidadas… Una hebilla o lengüeta deteriorada podría provocar que se abriera durante un accidente. En caso de que faltase alguna pieza, esta puede ser suministrada por el fabricante en caso necesario aunque en ocasiones adquirir los repuestos que faltan puede resultar tan caro como comprar una nueva silla.

6. El asiento incorpora las instrucciones: muy importante para poder seguir todas las recomendaciones del fabricante tanto a nivel de conservación, uso y colocación de la silla. Normalmente y en caso de necesidad, el fabricante nos puede suministrar una copia de ellas.

7. También se recomienda que el asiento infantil no tenga más de seis años de antigüedad, puesto que los materiales con los que están fabricados los asientos pueden “envejecer” y volverse frágiles o quebradizos.
Back to top