Skip to Content

¿Puede afectar el sol y el calor a la seguridad de mi sillita de coche?

¿Puede afectar el sol y el calor a la seguridad de mi sillita de coche?

19/08/2019

Las sillas de coche para niños son elementos de seguridad que, como tales, están fabricados con materiales que garantizan la correcta sujeción de los pequeños, y la resistencia adecuada en caso de incidente o colisión.

Un buen Sistema de Retención Infantil homologado cuenta con todas las garantías mínimas en cuanto a seguridad (ante incidentes y colisiones) y materiales (en el sentido de que sea inocuos para los niños). Como es lógico, existen diferencias entre los modelos en el mercado, las cuales se suelen ver reflejadas en el precio: a mayor precio, mejor calidad de materiales, arneses y demás elementos.

La homologación es un «contrato de mínimos», es decir, se estipulan unas características determinadas que proporcionan un nivel mínimo de seguridad aceptada por la UE. El objeto de las nuevas normas es el de proporcionar a la población sillas de coche mejores, más seguras y resistentes, a la vez que más fáciles de usar. Es el caso de la norma ECE R129, que sustituye a la anterior, la norma ECE R44/04, y que introduce estas mejoras:

1. Mayor protección en caso de colisiones frontales en la cabeza y el cuello, al fomentar el uso de sillas orientadas hacia atrás, una posición cinco veces más segura que viajar mirando hacia adelante, al menos hasta los 15 meses

2. Mayor protección frente a colisiones laterales

3. Menor riesgo de instalaciones incorrectas

Dentro de las normativas existen también apartados en cuanto a materiales, sobre todo referidos a su combustibilidad y a su toxicidad

En general, hemos de tener en cuenta que las sillas de auto, como cualquier elemento o accesorio en los coches, tienen una cierta caducidad (algo que debemos tener muy en cuenta si nos planteamos adquirir una silla de coche de segunda mano). 

En este sentido, hay que tener en cuenta que el calor puede afectar a los materiales de la silla de coche. Veamos qué elementos sufren más el paso del tiempo y las inclemencias, como el mencionado calor:

  • El arnés se desgasta con el paso del tiempo. El uso que se le da es la causa principal, pero una excesiva exposición al sol, además del calor, va degradando progresivamente el material. Es preciso conocer la fecha de fabricación de la silla antes de comprarla, sobre todo si hablamos de la segunda mano.
  • Los materiales plásticos y el poliestireno se degradan también con el paso del tiempo. Esto significa que, pasado un tiempo, dejarán de ser tan seguros como debieran (de ahí la necesidad de una fecha de caducidad). Si además les da el sol a menudo o están expuestos al calor, la velocidad de degradación será mayor.
Ayúdanos a conseguirlo
Back to top