Skip to Content

Los sistemas de retención infantil evitan hasta el 75 % de las muertes

Los sistemas de retención infantil evitan hasta el 75 % de las muertes

La ignorancia es un gran peligro cuando hablamos de seguridad y prevención. No conocer los datos, ni entender qué sucede cuando se produce un accidente, puede llevar a muchas personas a defender planteamientos de otro modo incomprensibles.

Los hechos demuestran que un adulto no es capaz de sujetar en brazos a un niño en un frenazo brusco y mucho menos en un accidente en cuanto el vehículo va a más de 5 km/h. Un niño que se abalanza fruto de la inercia dentro del coche se golpeará, o peor aún, puede incluso salir despedido del mismo, con gravísimas consecuencias.

Los hechos también demuestran que los sistemas de retención infantil, las comúnmente llamadas sillitas de coche, evitan hasta el 75 % de las muertes en accidentes de tráfico y hasta el 90 % de las lesiones que se pueden producir consecuencia del mismo.

No debemos ignorar más este asunto, pues es vital. Y sin embargo la tozuda realidad muestra que todavía no hemos llegado al 100 % de aceptación y uso de las sillas de coche.

Recientes estudios muestran que en Europa un tercio de los padres han llevado alguna vez a su hijo en un coche sin una silla de coche adecuada. Esto es inaceptable.

No se pueden admitir bajo ningún concepto excusas como que el desplazamiento es corto (la típica justificación de que “son solo 5 minutos”), que la silla está desmontada, que no se sabe instalar la silla en el asiento, o que al niño no le gusta ir en ella.

Los niños deben utilizar siempre sistemas de retención infantil cuando van en coche, por su seguridad, por su vida.

Back to top