Skip to Content

La siniestralidad vial en países que no disponen de una normativa clara sobre SRI en Latinoamérica y el Caribe

La siniestralidad vial en países que no disponen de una normativa clara sobre SRI en Latinoamérica y el Caribe

24/08/2016

Dentro de los diferentes colectivos humanos implicados en accidentes viales, los niños entre 5 y 14 años son los más vulnerables, los más sensibles a sufrir daños cuando se da una colisión -. El uso de sistemas de retención infantil (SRI) reduce el índice de siniestralidad en este grupo en un altísimo porcentaje, de ahí que en Europa se disponga de una legislación que regula de forma precisa el uso de SRI adecuados a las condiciones físicas de los pequeños.

En otras zonas y países, la normativa no está tan clara, -carecen de ella–e incluso  en alguno- de esos países no es obligatorio el uso de los sistemas de retención, teniendo su uso, además, poca difusión en forma de campañas de concienciación y sensibilización.

La tasa de mortalidad infantil en estos países duplica la media europea

Por mostrar algunos datos, las tasas de muertes en siniestralidad infantil en Latinoamérica y el Caribe son superiores al doble con respecto a las tasas europeas y en general, de los países desarrollados: mientras que en Europa, Asia  Central, Canadá y Estados Unidos se habla de un 4,7% de índice de siniestralidad en ese grupo de edades, en América Latina y el Caribe hablamos de un 7,6% (mínimo en Uruguay con un 3,7%; máximo en Bolivia con un 21,4%).

Tal y como discutimos anteriormente en este espacio, el correcto uso de sistemas de retención infantil reduce entre un 90% y un 95% las lesiones cuando se viaja a contramarcha, frente a un 60% cuando se hace en el sentido de la marcha. Además, viajar a contramarcha protege a los niños entre tres y cinco veces más que en el sentido natural de la marcha, y prolongar el uso de los asientos y cojines elevadores protege más a los pequeños de entre 4 y 8 años que el uso prematuro del cinturón de seguridad sin otro apoyo.

En un estudio de la Fundación MAPFRE y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se pone de manifiesto el estado de la siniestralidad vial en 17 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El   Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República  Dominicana, Uruguay, Venezuela y Puerto Rico) comparándola con valores de referencia de países como España, Portugal y Suecia. El estudio se titula “Seguridad Vial infantil. Uso de los sistemas de retención: análisis de la situación en América Latina y el Caribe”.

Los resultados de este estudio son esclarecedores: la seguridad vial infantil se debe incorporar de manera urgente en las agendas de los gobiernos y se deben establecer alianzas para conseguir avanzar en un terreno tan poco legislado como lo está en la actualidad. El foco ha de ponerse en tres lugares: establecer una normativa completa y clara sobre el uso de los sistemas de retención infantil; mejorar la seguridad de los vehículos; y realizar campañas de sensibilización y concienciación entre la sociedad.

La realidad de estos países es estremecedora: hasta 2013 todos los países que aparecen en este estudio tenían lagunas normativas y excepciones al uso de los SRI en los coches, y solo tres de esos países presentaban una legislación completa (pero que igualmente --admite excepciones). Existe una clara falta de normativa técnica para los sistemas de retención, y tan solo Brasil, Chile y Puerto Rico disponen de ella, y por otro lado las campañas de sensibilización son igualmente escasas: tan solo Brasil, Puerto Rico, México y Uruguay tienen campañas nacionales, permanentes y específicas sobre estos temas.

Por tanto, solo mediante una clara legislación, una normativa cerrada y completa y la educación de la población a través de más y mejores campañas permanentes y a nivel nacional, así como reforzando los requisitos de seguridad de los coches más vendidos en las diferentes regiones, se puede invertir el proceso y reducir significativamente la siniestralidad vial infantil en Latino América y el Caribe.

Ayúdanos a conseguirlo

Back to top