Skip to Content

Seguridad infantil en el hogar: ¿qué precauciones se deben tomar?

Seguridad infantil en el hogar: ¿qué precauciones se deben tomar?

16/04/2020

El confinamiento nos obliga a permanecer en nuestros hogares, un entorno que todos solemos considerar seguro. Pero, ¿realmente tenemos una casa libre de incidentes? Los niños son inquietos por naturaleza, de ahí la importancia de preparar la vivienda para evitar lesiones. 

La “Guía para padres sobre la prevención de lesiones no intencionadas en la etapa infantil”, elaborada por la Asociación Española de Pediatría (AEP) y Fundación MAPFRE recopila los conocimientos y la experiencia de muchos profesionales para ayudar a todas las familias en su día a día. Nosotros nos centraremos en cómo evitar los peligros en el hogar.

¿Sabías que muchas de las lesiones se producen en la cocina? Hay que evitar al máximo que los niños tengan acceso a las superficies calientes: la vitrocerámica, la tapa del horno, etc. Cuidado también con cuchillos, tijeras y otros objetos cortantes, mantenlos fuera de su alcance. En ningún caso se debe cocinar con el niño en brazos. Por otro lado, los suelos mojados, son el origen de un gran número de lesiones, no solo en los menores.

Respecto al fuego, no hay que dejar al alcance de los más pequeños ni cerillas ni mecheros. Es recomendable adquirir estos últimos con mecanismo de seguridad para niños. Tampoco debe usarse un mechero o encendedor como diversión.

Precaución también con los objetos que cortan o de cristal. Es aconsejable que el niño utilice vasos y platos irrompibles y, si se ha roto algún vaso o plato, tener cuidado al retirarlo, y no dejar que el niño camine descalzo.

Para evitar los atragantamientos, los niños por debajo de los 3 años no deben comer alimentos duros difíciles de masticar. Durante la comida no les y tampoco se les debe permitas correr o jugar por la casa con alimentos en la boca. 

En lo que respecta a los aparatos eléctricos, hay que evitar que los niños toquen los enchufes, y que no jueguen con cables o alargadores. Es aconsejable que los enchufes que no se usen permanezcan tapados.

Hay que prestar especial atención a los productos químicos que usamos en casa, como los productos de limpieza, que deben estar siempre fuera del alcance de los niños. Como norma general nunca se debe trasvasar un producto tóxico a un envase que pueda ser atractivo para ellos, como botellas de agua o de refresco. En caso de intoxicación, se deberá llamar inmediatamente al Instituto Nacional de Toxicología, disponible 24 horas, todos los días de la semana, al número 91 562 04 20.

En el baño. Es importante recordar que los niños nunca deben estar solos en la bañera, y se recomienda el uso de algún sistema antideslizante en el suelo y bañera para evitar resbalones. Vigilar que el agua del baño no esté demasiado caliente, teniendo especial cuidado con los aparatos eléctricos, como el secador, que deben permanecer lejos del agua y que no deben manipularse con las manos húmedas.

Los medicamentos, incluso los que no necesitan receta médica, deben estar guardados donde los menores no puedan llegar. En caso de estar bajo algún tratamiento, siempre hay que seguir las indicaciones médicas y del prospecto para su correcta administración. 

En lo que respecta al dormitorio infantil, recordamos que es postura más segura para dormir es boca arriba y que en la cuna no debe haber objetos blandos como cojines, peluches grandes, protectores de espuma o edredones. En ningún caso se debe colocar la cuna junto a una cortina si ésta tiene cordones como tiradores, o junto a cintas de persianas. Por supuesto, las cunas deben seguir la normativa europea EN 716-1:2008 para mobiliario, cunas y cunas plegables de uso doméstico para niños, es decir, el espacio entre listones debe ser inferior a 6 cm y no debe haber hueco entre el colchón y las barras. Hay que ir bajando el colchón de posición según el niño va creciendo para evitar caídas. Si el niño mide más de 90 cm, se recomienda pasarlo a la cama. Un niño de menos de 6 años no debería dormir en la cama de arriba de una litera.

Especial precaución se debe tener con las puertas. Se recomienda colocar elementos de protección para que no se cierren completamente y que puedan atrapar las manitas de los niños. 

Asegúrate de que sus juguetes están debidamente homologados y que están adaptados a su edad. Los mandos a distancia (televisión, equipo de música, etc.) que todos tenemos en casa no son juguetes y pueden ser peligrosos, ya que llevan pilas bajo una tapa que no suele estar atornillada.

¿Y si tenemos escalera? En este caso, se deben instalar barreras protectoras en los extremos de cada tramo de escaleras, y mantenerlas siempre cerradas. Hay que tener en cuenta que las barreras que se instalan a presión solo son aptas para colocarlas al pie de las escaleras, pero en la parte superior deben ser barreras que se atornillen a la pared para que el niño no las pueda vencer con su peso. Además, deben tener barrotes verticales para evitar que trepen por ellas.

Si tienes piscina en el jardín, ésta debe vallarse por los cuatro lados aunque no sea obligatorio. Por supuesto, la puerta de la valla debe permanecer cerrada si no hay un adulto al cuidado de los niños para evitar caídas o ahogamientos. En el caso de piscinas portátiles, aunque sean de reducido tamaño, su lesividad es también muy patente, por l que también exigen un notable nivel de vigilancia.

Precaución también en los garajes. Lo más recomendable es que los niños no permanezcan en ellos sin la supervisión de un adulto, ya que tienden a corretear entre los coches o a coger objetos que no deben y es peligroso.

En esta infografía resumimos los consejos para evitar incidentes en el hogar:

Consejos hogar
Ayúdanos a conseguirlo
Back to top