Skip to Content

La seguridad como factor determinante en la elección de un vehículo

La seguridad como factor determinante en la elección de un vehículo

29/01/2015

Según el estudio La opinión de los conductores sobre los sistemas de seguridad en los vehículos del Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, los posibles compradores españoles dan a la seguridad el mismo valor a que la marca, sólo superados  por el precio y el tamaño. El estudio también resalta que la mayoría de conductores están dispuestos a pagar una cantidad extra significativa por una mejora importante y demostrada en seguridad. Nada menos que un 27% pagaría entre 500 y 1.000 y un 25% estaría dispuesto a pagar entre 1.000 y 1.500 . Además, un 78% de los entrevistados piensa que el gobierno debería hacer obligatorios los principales sistemas de seguridad.

Esta llamativa modificación en los hábitos de consumo refleja a su vez un cambio de tendencia, y es que parece haber una creciente preocupación ciudadana acerca de la seguridad en todo lo relacionado con los automóviles. Entre las razones que justifican esta mayor demanda de seguridad se puede citar el acusado envejecimiento de la pirámide poblacional: los mayores son más frágiles y tienen una mayor tiempo de respuesta ante situaciones de riesgo al volante

Pero, para viajar con mayor seguridad no sólo importa el vehículo: en el caso de padres con niños también es crucial disponer del sistema de retención infantil más adecuado. Igual que sucede en los coches, no todas las sillitas infantiles ofrecen el mismo grado de protección y por eso mismo su precio tampoco debería ser el factor determinante a la hora de decidirnos por uno u otro modelo de sillita.

Además, sigue resultando preocupante la cantidad de niños que circulan sin un sistema de retención infantil homologado, tanto en automóviles de turismo como en furgonetas. Una falta grave que conlleva en España una multa de 300 y la retirada de 3 puntos del carné. No podemos dejar de considerar también un error importante la falta de responsabilidad de aquellos que utilizándolo, lo hacen de manera incorrecta . Según los últimos estudios europeos, las proporciones de uso incorrecto de los sistemas de retención infantil varían desde el 15% hasta el 80%, con el consiguiente riesgo de importantes lesiones en los menores que ello conlleva.

En España, la normativa obliga a que todos los niños menores de doce años circulen con un sistema de retención infantil adecuado a su peso y altura: sillitas infantiles homologadas según la normativa europea UNECE R44/04 o UNECE R129 para los que no alcancen 135 cm de altura y cinturón de adulto para los que la superan. En este cambio de sillita infantil a cinturón de adulto, es extremadamente importante asegurarse de que el mismo queda siempre correctamente ajustado. En el caso de una sillita infantil, un ajuste perfecto implica que no debe haber holguras entre el arnés y el cuerpo del niño, y que la silla no debe moverse en ninguna dirección más de 2-3 cm. En el caso de los niños que utilizan el cinturón de seguridad (bien con un asiento o cojín elevador o bien, en el caso de los niños mayores de doce años o con estatura superior a los 135 cm, directamente sentados sobre el asiento del vehículo) la banda superior debe pasar por encima del esternón y la mitad de la clavícula y que la banda inferior reposar firmemente sobre los huesos de la cadera. No lo olvides: si el niño no consigue dicho ajuste cuando se sienta directamente sobre el asiento del vehículo, resulta imprescindible utilizar un sillín elevador. Un cinturón cerca del cuello o por encima del abdomen supone un riesgo inasumible, ya que en caso de accidente la presión del mismo sobre el cuerpo de los niños puede provocar graves lesiones internas.

Los sistemas de seguridad activa o pasiva en cualquier automóvil están para protegernos ante un accidente. Nuestra responsabilidad como padres, va más allá. Implica respetar las normas de seguridad vial, conducir siempre en las mejores condiciones y asegurarnos de que no dejamos pasar nada por alto en lo relativo a la seguridad de nuestros hijos.

Back to top