Skip to Content

¿Puede ser segura una sillita de 70 euros?

¿Puede ser segura una sillita de 70 euros?

27/01/2015

Para poder utilizar una sillita en España es necesario que la misma esté debidamente homologada. Para conseguir la homologación, los fabricantes de asientos infantiles deben acudir a un laboratorio de pruebas acreditado para certificar que la sillita cumple todos los requisitos necesarios. Este análisis de la seguridad de los sistemas de retención infantiles incluye pruebas de choque frontal a 50 km/h, pruebas de alcance trasero a 30 km/h, pruebas sobre la hebilla de cierre del arnés del asiento, análisis del diseño del asiento, estudio del cinturón o arnés del asiento y otras pruebas sobre resistencia al fuego o la corrosión, toxicidad de sus componentes, etc. Excepto en el caso de las sillitas que hayan sido homologadas según la reciente norma técnica UNECE R129, y aún son muy pocas, la normativa tradicional UNECE R44/04, 2 que es la habitual en la inmensa mayoría de los casos, no incluye ninguna prueba de impacto lateral, lo que favorece la presencia en el mercado de asientos infantiles que apenas ofrecen protección frente a este tipo de accidentes.

Por la seguridad de los más pequeños, que es lo más importante, desde FUNDACIÓN MAPFRE recomendamos encarecidamente que no se utilicen asientos infantiles que carezcan de protección lateral. Para conocer qué modelos la ofrecen, aconsejamos dirigirse a estudios independientes como los que realizan los clubes de automovilistas europeos, entre los que se encuentran el RACE y el RACC, que sí tienen en cuenta esta prueba tan necesaria para la seguridad infantil.

El último Informe sobre Seguridad de los Sistemas de Retención Infantil (SRI), analiza la seguridad de sillas infantiles cuyo coste no supera los 70 euros, con unos resultados realmente alarmantes: de las 11 sillas de todos los grupos sometidas a las pruebas sólo una ha sido calificada como buena, 4 llegaron al nivel de aceptables y las otras 6 recibieron la calificación de muy malas. De estas, 2 no superaron las pruebas de impacto frontal y 4 suspendieron en las de impacto lateral. Además, al observar los detalles se dieron cuenta de que la aparente variedad de sillitas en el mercado no es tal ya que muchas sillas prácticamente idénticas se ofrecen bajo diferentes denominaciones comerciales. Por si fuera poco, se constata que la mayoría de sillas infantiles baratas se adquieren en tiendas online con la consiguiente merma de información y asesoramiento en torno a su manejo o su correcta colocación en el vehículo.

Las primeras conclusiones son evidentes: ante las sillas baratas toma todas las debidas precauciones e infórmate muy bien antes de adquirir una. En esta misma web ponemos a tu disposición nuestro comparador de sillitas de coche con valoraciones y comparativas de los últimos años para todos los grupos de asientos infantiles. Siempre que sea posible adquiere o utiliza uno que haya obtenido la calificación de muy satisfactorio o muy bueno y cómo mínimo, la de aceptable. Sólo los asientos que ofrecen una buena protección contra impactos frontales o laterales, y además son sencillos de usar, consiguen una de estas valoraciones.

La normativa exige que todos los niños menores de doce años de edad circulen en los vehículos con su correspondiente sistema de retención infantil homologado y adecuado al peso y la altura del menor. Aunque el precio sea, a menudo, un factor determinante a la hora de elegir uno u otro modelo, es nuestra responsabilidad asegurarnos que la sillita infantil que les tiene que proteger lo haga de la mejor forma posible.

Su seguridad NO TIENE PRECIO.

Back to top