Skip to Content

He tenido un accidente leve, ¿puedo seguir usando mi SRI?

Seguir usando SRI

Una duda que nos puede asaltar es si, tras haber tenido un accidente con el coche, es necesario cambiar el Sistema de Retención Infantil de nuestro hijo porque haya sufrido algún tipo de daño o desperfecto y por lo tanto, ya no pueda seguir protegiendo de forma eficaz.

Aunque en caso de duda lo mejor que podemos hacer es remitir el asiento al fabricante, quien podrá desmontar y verificar si la estructura ha sufrido o no daños, en caso de un accidente leve y siguiendo una serie de sencillas recomendaciones, podemos comprobar nosotros mismos si podemos seguir haciendo uso de él.

¿Qué es por lo tanto un accidente leve? Lo podemos definir según los siguientes puntos a tener en cuenta, de tal forma que se deben cumplir todos. Si por el contrario encontramos discrepancia en alguno, el accidente ya no se consideraría leve sino moderado y, por lo tanto, deberíamos mandar revisar el asiento o incluso descartar.

1. Si tras el accidente podemos seguir circulando normalmente con el vehículo, se considera que los daños han sido leves.

2. La puerta más cercana al lugar donde esté instalado el SRI no debe presentar ningún tipo de daños debido al choque.

3. Es importante que ninguno de los pasajeros haya sufrido lesiones en el accidente.

4. Ninguno de los airbag se deben haber desplegado en la colisión ya que, la activación, depende de la velocidad del impacto y por lo tanto, si no han saltado nos indica que el golpe se ha producido a baja velocidad.

5. Debemos revisar el asiento para observar si hay algún tipo de daño visible. Normalmente tendrá partes hundidas en su estructura o roces producidos al golpear contra alguna parte del vehículo, normalmente puertas o techo.
Back to top