Skip to Content

Cómo saber si la ruta escolar en autobús de mi hijo es segura

Cómo saber si la ruta escolar en autobús de mi hijo es segura

Debemos recordar que si bien el autobús es uno de los medios más utilizados, también es uno de los más seguros.

Como padres, somos los primeros responsables de la seguridad vial de nuestros hijos. Por eso, a la hora de conseguir la máxima seguridad en la ruta escolar en autobús, conviene tener en cuenta algunos aspectos como pueden ser la seguridad de los autobuses utilizados, la reglamentación para el transporte escolar y la correcta educación de nuestros hijos para que sepan reconocer y evitar situaciones de riesgo.

El Real Decreto 443/2001 establece las condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores. Desde 2007, la Directiva Comunitaria dispone que todos los autobuses han de llevar instalados cinturones de seguridad, y su uso (o el de otros sistemas de retención) es obligatorio en cualquier trayecto, corto o largo, urbano o interurbano. En este punto no caben concesiones, ya que nueve de cada diez lesiones infantiles, graves o mortales, podrían haberse evitado utilizando dispositivos de retención infantil (sillitas para los más pequeños o cinturones para los niños de mayor edad). 

Los padres tenemos el derecho y somos los primeros interesados en comprobar que los autocares contratados disponen de todas las medidas de seguridad y también, que se cumple con la reglamentación durante el trayecto, muy especialmente en lo referido a los Sistemas de Retención infantil. Una vía para garantizar todo ello es que los padres y madres colaboren con los colegios a través de las AMPAS en la revisión de los contratos de transporte escolar. 

Por otro lado, es muy conveniente y siempre recomendable que los menores lleven aprendida su parte de la lección desde casa y sepan colocarse correctamente el cinturón y comportarse de forma adecuada a lo largo de todo el viaje. Para ello, es importante que nosotros, los padres, seamos los primeros en conocer y utilizar correctamente los sistemas de seguridad infantil

Además de esto, es importante enseñarles a llegar siempre con tiempo a la parada o lugar de recogida, no correr bajo ningún concepto hacia el autobús o pegados a él si ya ha arrancado y esperar en la parada sin jugar cerca del bordillo y respetando a los demás.

Durante el trayecto, tienen que saber que lo más seguro para ellos es hacer caso de las instrucciones del acompañante y permanecer sentados hasta llegar al destino, sin alborotar ni molestar a los compañeros, al conductor o al acompañante.

Esta figura, el acompañante, es recomendable en todos los transportes escolares y obligatoria siempre que una tercera parte de los niños tenga menos de 16 años o se transporte a menores con algún tipo de discapacidad. Los acompañantes deben llevar un chaleco reflectante y su función es controlar a los escolares y su seguridad. Ellos son los encargados de indicar el momento adecuado para el acceso o abandono del vehículo, asignar plazas, revisar la colocación correcta de mochilas y otros objetos, asegurarse del uso correcto del cinturón y acompañar a los niños desde y hasta el interior del recinto escolar, encabezando la marcha.

El conductor del autobús escolar también tiene sus obligaciones. Antes del trayecto, debe asegurarse de que todo está en perfecto estado y de que lleva el indicativo legal de Transporte Escolar. Durante el mismo, además de seguir las normas de circulación y seguridad, debe respetar los tiempos de conducción y descanso. En circunstancias normales, la duración máxima de este tipo de viajes está establecida en 45 minuto

La Administración también juega un papel importante en la seguridad de los escolares durante sus desplazamientos. A ella le corresponde garantizar entornos seguros con señalización vertical visible en las zonas escolares, marcas viales adecuadas, iluminación de accesos y, en caso de ser necesario, incluso la presencia de un agente de circulación. 

Con el objetivo de colaborar en la prevención de accidentes de tráfico en la infancia, FUNDACIÓN MAPFRE ha venido realizando inspecciones y auditorías en colegios de diferentes municipios españoles. Como fruto de estas experiencias y con el fin de crear una herramienta fácil de utilizar, hemos elaborado junto a la Asociación Española de la Carretera un Manual de Inspecciones de Seguridad Vial en Entornos Escolares (http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/images/Manual-auditorias-entornos-escolares_tcm164-58428.pdf).  En él identificamos posibles problemas, recomendamos soluciones y ofrecemos ejemplos de buenas prácticas que pueden servir de referencia para la mejora de la seguridad vial en las zonas escolares.

Entre todos, cumpliendo cada uno con nuestra parte, podemos hacer más segura la ruta escolar.

Back to top