Skip to Content

Impactos laterales en sillitas mirando hacia atrás, ¿qué resultados obtienen?

224-impacto-lateral-mirando-hacia-atras.jpg

03/02/2017

Los impactos frontales son los que más se producen. Los coches están especialmente pensados para este tipo de siniestros, así como el resto de sistemas de seguridad. Por supuesto, esto mismo ocurre con los sistemas de retención infantil. De hecho, las sillitas de coche mirando hacia atrás protegen, sobre todo, la zona del cuello de los más pequeños en este tipo de impactos. ¿Son también estos SRI seguros en las colisiones laterales?

En la infografía ‘Toda la información para ir mirando hacia atrás’ abordamos las ventajas de que los niños vayan así el mayor tiempo posible, especialmente hasta los 4 años de edad. Y es que protegen, sobre todo, la cabeza, el cuello y la columna en las colisiones frontales, que son las que más se producen en el día a día. 

En el artículo ‘¿Reacciona igual un SRI ante un impacto lateral que ante un impacto frontal?’ destacamos que las colisiones laterales se dan con la mitad de frecuencia que las colisiones frontales y, sin embargo,  sus consecuencias pueden ser más graves. Aquí, muchos expertos discrepan acerca de si es más conveniente una sillita en sentido de la marcha o mirando hacia atrás alegando que depende del ángulo de impacto.

En la 14ª Conferencia Internacional sobre la Protección de los Niños en Coches, celebra en Munich el pasado diciembre, Bérenger Le Tellier, de Strasbourg University, abordó la protección en la cabeza que se ofrece a los recién nacidos en las pruebas de impacto laterales homologadas con la R129

Actualmente se utilizan Q-dummies en estas pruebas de impacto. Sin embargo, según Le Tellier, ‘los trabajos de investigación han demostrado que los criterios de evaluación reglamentaria no están bien correlacionados con las lesiones en la cabeza’.

Por ello, el estudio que presentó muestra cómo realizaron diversos crash test con dos sistemas de retención infantil, uno bajo la homologación R44 y otro bajo la R129, teniendo en cuenta los criterios biomecánicos para valorar los daños en cabeza y cuello del recién nacido. Y es que son éstas las zonas más vulnerables. La cabeza de los bebés es especialmente grande y pesada, con un cráneo todavía en proceso de osificación. Además, los ligamentos y los músculos del cuello todavía no son los suficientemente robustos para mantener la cabeza del bebé recta. 

Debemos tener en cuenta precisamente que la R129 lo que hace es introducir mejoras en los impactos laterales y éstos deben ir mirando hacia atrás al menos hasta los 15 meses. La prueba que se realiza consiste en una colisión de 6,8 metros por segundo con una puerta intrusiva de 250 mm. Para que las sillitas pasen la prueba deben conseguir unos datos inferiores a unos márgenes marcados que mostrarían las lesiones obtenidas (de Q0 a 1,5 de 75 g y 600, mientras que para Q3 y Q6 es de 80 g y 800). Además, se realizaron pruebas valorando todavía más estas posibles lesiones con modelos más precisos.

Como hemos indicado, se eligieron dos sillitas para niños menores de 1 año que iban sujetas con el sistema ISOFIX. Una se puso mirando hacia adelante bajo la homologación R44 y la otra hacia atrás con la R129.  Los datos muestran un resultado de 115 g para la sillita de la R44 y de 70 g para la R 129. En este caso, se muestra cómo la sillita mirando hacia atrás de la R129 ha obtenido mejores datos

En este sentido, contar con el sello Plus Test viene a certificar que la sillita en cuestión han pasado las duras pruebas suecas en los que respecta especialmente a las colisiones frontales. En estas pruebas se exige un nivel de seguridad superior para proteger sobre todo la zona del cuello. Por ello, sólo han aprobado sillitas mirando hacia atrás. Sin embargo, también podemos ver si se ha probado el impacto lateral en estos SRI.

En todo caso, debemos tener en cuenta que si una sillita cuenta con la homologación correspondiente es porque ha superado las estándares de seguridad exigidos, tanto si es mirando hacia atrás como si es mirando hacia adelante. Eso sí, siempre deberemos seguir las indicaciones de uso del fabricante. Ya que si sólo ha sido aprobada para ir mirando hacia atrás puede ser especialmente perjudicial para la seguridad del menor llevar la sillita en otro sentido que no sea ese.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top