Skip to Content

Cómo reducir el riesgo de lesiones infantiles en carretera

Cómo deben viajar los niños delante

17/10/2014

Pero además, conviene prestar atención a recomendaciones cualificadas como las que pueden ofrecernos la DGT, la OMS o Fundación MAPFRE.

Por Ley, en España, los menores de 12 años sólo pueden viajar en el asiento delantero del automóvil si van sentados en una sillita infantil homologada. Excepcionalmente, si miden o superan 135 cm de estatura, se permite que vayan sólo con el cinturón de seguridad de adultos. En ningún caso se permite el uso de la silla infantil orientada hacia atrás en el asiento delantero si no está desconectado el airbag del acompañante. En los asientos traseros los menores también deben utilizar un dispositivo de retención adaptado a su talla y peso.

Con respecto al transporte público, la ley permite viajar en taxi a los niños sin dispositivos de retención homologados siempre que no vayan en el asiento delantero y circulen por ciudad o en áreas urbanas de grandes ciudades (aunque la ley lo permita, en Fundación MAPFRE insistimos en que también en el taxi deberíamos utilizar sillitas de seguridad, puesto que los accidentes pueden suceder tanto lejos de casa como en nuestra ciudad). En autobuses de largo recorrido es obligatorio el uso de la sillita infantil hasta los 11 años.

Siguiendo estas normas y con una correcta utilización de los Sistemas de Retención Infantil, el riesgo de lesiones se reduce, como mínimo, en un 50 o un 60%.  Pero podríamos reducirlo aún más siguiendo ciertas recomendaciones:

Colocar la silla infantil en sentido opuesto a la marcha y a ser posible en el asiento trasero central, el más alejado de cualquier zona de impacto.

Evitar llevar objetos o juguetes pesados o rígidos en el habitáculo y situar el equipaje siempre de forma que no pueda irrumpir en el habitáculo durante una colisión.

• Asegurarse de que la sillita que usamos vale para nuestro automóvil: no todos los Sistemas de Retención Infantil valen para todos los vehículos. Antes de adquirir cualquier asiento infantil, es recomendable hacer una instalación de prueba en nuestro vehículo.

• Acordarse de quitar la mochila a los niños antes de sentarles en la silla infantil.

• Para evitar que la cabeza de los bebés pueda caer hacia delante cuando se quedan dormidos, con riesgo de obstruir sus vías respiratorias, conviene ajustar la inclinación de la silla portabebés siguiendo las instrucciones del fabricante de la sillita.

• Utilizar sólo cucos o capazos homologados para su uso en el automóvil.

Evitar las holguras en los arneses y cinturones y hacer que el niño se siente lo más pegado posible al respaldo del asiento para evitar el efecto submarino. Dicho efecto consiste en un peligroso movimiento que sucede cuando el niño se escurre por debajo del cinturón provocando que la cinta pélvica del mismo suba presionando las partes blandas del abdomen.

La nueva Ley de Seguridad Vial española, vigente desde junio de 2014, incluye la posibilidad de inmovilizar un vehículo si éste no cuenta con el Sistema de Retención Infantil adecuado al menor que viaja en él. En sólo una semana la DGT detectó en septiembre a 377 menores de doce años que viajaban en coche sin usar ningún sistema de retención.

Desde Fundación MAPFRE recomendamos utilizar siempre la sillita infantil adecuada a cada niño según su edad, peso y estatura y extremar las precauciones en todo tipo de desplazamientos. Como adultos, es nuestra responsabilidad asegurarnos de que los menores van siempre protegidos de la mejor manera posible.

Back to top