Skip to Content

Cómo debe viajar en el coche un bebé recién nacido

Cómo debe viajar en el coche un bebé recién nacido

En el caso de los desplazamientos en el automóvil, estas medidas incluyen la adquisición de una sillita para transportar al bebé desde el primer viaje del hospital a casa. El gasto que puede suponer conseguir una sillita tan pronto puede llegar a preocupar a algunos padres; de hecho, los padres también pueden preocuparse por la necesidad de actualizar el SRI (Sistema de Retención Infantil) muy a menudo. En realidad, sólo son necesarias 2 ó 3 sillitas, dependiendo de si usamos sillas multigrupo y del peso y estatura del niño.

INFORMARSE CORRECTAMENTE

Durante las semanas previas al parto suele ser habitual en las parejas realizar diversos cursos de aprendizaje sobre cómo cuidar al recién nacido y las distintas necesidades que debemos cubrir. Sin embargo, rara vez se hacen cursos especializados en seguridad vial infantil, lo que provoca que se corran riesgos innecesarios desde el primer viaje en coche del recién nacido.

No todos los hospitales españoles cuentan con programas específicos para informar sobre seguridad vial infantil, aunque el propio personal del hospital puede ofrecer la información necesaria. En algunos, como en El Hospital Universitario de La Paz en Madrid, se ofrecen una serie de charlas voluntarias para los padres donde se tratan distintos temas, entre ellos una sección específica para aconsejar sobre la mejor forma de transportar el recién nacido a casa.

En Estados Unidos existe una política mucho más estricta recomendada por la Academia Americana de Pediatría, cuyo objetivo es lograr que en todos los hospitales los recién nacidos sean transportados en asientos de seguridad homologados adecuados para su estado médico y madurez. Además también recomienda a los hospitales una política de información actualizada, con una persona responsable de evaluar las necesidades especiales de cada bebé, clases y sesiones para los padres, revisión de todos los materiales informativos y formativos y la posibilidad de adquirir gratuitamente un asiento infantil si los padres no disponen de recursos para permitírselo.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

A continuación en FUNDACIÓN MAPFRE ofrecemos una serie de consejos básicos para tener en cuenta a la hora de instalar y transportar al bebé en un asiento de seguridad homologado.

En primer lugar, es recomendable utilizar un asiento de no más de seis años de antigüedad, leer el correspondiente manual de instrucciones y seguir todos los pasos de instalación de la sillita. El asiento se debe colocar en la parte trasera siempre que sea posible, y en todo caso mirando hacia atrás, por lo menos hasta que el bebé cumpla doce meses y pese más de 10 kilos. No se debe colocar nunca un asiento infantil orientado hacia atrás en el asiento delantero si no se ha desactivado el airbag del copiloto, y siempre hay que comprobar que no existan holguras ni en el asiento ni en el arnés. También es importante vigilar constantemente y no dejar nunca al bebé solo en el vehículo, y realizar paradas de seguridad cada hora para descansar y sacar al bebé del asiento un rato. Por último, hay que despejar el habitáculo de cualquier objeto pesado o puntiagudo que esté suelto y pueda impactar contra el niño en caso de accidente.

Desde FUNDACIÓN MAPFRE también recomendamos a los hospitales que adopten medidas similares a las propuestas por la Academia Americana de Pediatría, incluyendo la designación de una persona responsable de la información sobre sillas de seguridad infantiles.

Back to top