Skip to Content

¿Reacciona igual un SRI ante un impacto lateral que ante un impacto frontal?

¿Reacciona igual un SRI ante un impacto lateral que ante un impacto frontal?

17/08/2016

Después de la salida de la vía, las colisiones frontolaterales se encuentran entre los principales tipos de accidente con víctimas en vías convencionales. Los impactos laterales, frontales y traseros están también muy presentes en vías urbanas, debido a las congestiones y a la mayor circulación. Afortunadamente no todos los siniestros tienen graves consecuencias pero muchos de ellos sí pueden provocar graves lesiones. Llevar un sistema de retención infantil adecuado es la única forma posible de evitar mayores consecuencias en los más pequeños. 

En 2015, se produjeron 1,8 millones de accidentes leves de tráfico en las ciudades españolas, según datos de UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro en España). El elevado número de vehículos hacen precisamente que las colisiones frontales, laterales o traseras se produzcan en un alto porcentaje. 

A pesar de todo, no todos los crash test que se realizan tienen en cuenta el factor ‘accidente lateral’ a la hora de analizar cómo reaccionan los diferentes sistemas de retención infantil. Y es que estamos hablando de accidentes muy distintos. No es lo mismo frenar y chocar contra el vehículo que tenemos delante, que estar parados y que nos den por detrás o que otro vehículo choque con nosotros lateralmente.

Aun así, la normativa de homologación ECE R44/04 sólo tenía en cuenta una prueba de choque frontal a 50 km/h y una prueba de alcance trasero a 30 km/h. Ha sido con la norma ‘i-Size’ cuando se ha introducido el crash-test lateral (recordamos que ambas están vigentes actualmente).

IMPACTO FRONTAL Y GOLPE TRASERO

Nos encontramos ante los tipos de accidentes más frecuentes, especialmente en ciudad, y que a la vez son dos tipos de siniestros muy distintos. En el impacto frontal nos encontramos con que el vehículo circula a cierta velocidad, por lo que en caso de choque hay que tener en cuenta dos factores clave: la aceleración del cuerpo y la velocidad de impacto. Por el contrario, en un golpe trasero, el vehículo puede encontrarse detenido. Aquí un vehículo que va a cierta velocidad choca repentinamente contra un objeto estático. 

Por este motivo, los crash test han tenido que diferenciar ambos tipos de accidente, poniendo a prueba a las diferentes sillitas en cada uno de los escenarios posibles. 

Es precisamente en estos casos cuando se demuestra que las sillitas en sentido contrario a la marcha son más efectivas y que protegen en mayor medida a los niños. 

En este vídeo podemos ver cómo reacciona una sillita y un niño ante un impacto frontal si el menor viaja en sentido a la marcha:

17/08/2016

De ahí la importancia de que los niños vayan en sentido contrario el mayor tiempo posible.

IMPACTO LATERAL

Las colisiones laterales se dan con la mitad de frecuencia que las colisiones frontales. A pesar de todo, sus consecuencias pueden ser más graves. De ahí la importancia de que las sillitas también ofrezcan protección en este tipo de accidentes. 

Conscientes de ello, hay sillitas específicas que absorben el impacto lateral y que tienen muy buenos resultados ante este tipo de siniestros. 

Hoy en día son muchos los vehículos que cuentan con airbags laterales. Aquí debemos tener en cuenta si están o no pensados para los más pequeños. Es una de las principales recomendaciones del Hospital de Niños de Filadelfia, quienes se muestran especialmente precavidos ante la idea de proximidad de un niño con la estructura interior del coche. Por este motivo, uno de los mejores sitios para los más pequeños es el asiento central -trasero

Como indicábamos anteriormente, cada vez son más los crash test que tienen en cuenta los impactos laterales y que valoran cómo reaccionan las diferentes sillitas ante este tipo de siniestros. Tras ver el comportamiento global de la sillita, se le da una puntuación que podemos consultar en nuestro ‘Comparador’. En este tipo de accidentes, el cuerpo del menor se ve desplazado. 

Hoy en día también nos podemos encontrar con sillitas que están pensadas para el resto de ocupantes, como puede ser un niño que se da contra la sillita por un impacto lateral. Hay sillitas que reducen precisamente este impacto y actúan incluso como amortiguador del golpe. 

En las colisiones laterales, los expertos discrepan acerca de cuál es la posición más acertada. Y es que todo depende del ángulo de impacto. 

Debemos tener en cuenta la importancia de los elevadores con respaldo, especialmente en este tipo de siniestros, ya que pueden llegar a reducir seis veces el riesgo de daño (en cuello, vertebras y cabeza) en un impacto lateral. Evita ese temido movimiento de cabeza brusco hacia un lado. 

Ayúdanos a conseguirlo  

Back to top