Skip to Content

Cuándo quitar el respaldo de un elevador de seguridad

Cuándo quitar el respaldo de un elevador de seguridad

07/07/2014

El respaldo forma parte de toda sillita de los Grupos 0, 0+, I y II, niños de hasta 18 kilos de peso y 4 años de edad. Se trata de un elemento intrínseco que protege la cabeza y el cuello del menor, las partes más delicadas. Sin embargo, en sillas y elevadores del grupo III, el respaldo se convierte en un dispositivo opcional que a veces no viene incluido o que se puede desmontar. Esto es debido a que supuestamente un niño, al superar los 15 kilos, puede soportar el tirón de un cinturón de seguridad. El asiento elevador es imprescindible puesto que los cinturones de seguridad de los vehículos están diseñados para personas con una altura mínima de 1,35 m; en el caso de niños de estatura menor, ello puede provocar que el menor sin cojín elevador se coloque incorrectamente el cinturón (por ejemplo cuando el tramo diagonal les cruza el cuello o la cara). De esta forma no sólo el cinturón no protege adecuadamente, sino que puede resultar peligroso e infligir lesiones o quemaduras.

Ventajas del respaldo

Las últimas simulaciones, realizadas por un laboratorio independiente en colaboración con la DGT, concluyen que las sillas del grupo III que cuentan con un respaldo sufren seis veces menos daños graves en la cabeza al recibir un impacto lateral. Esto equipara la utilidad del respaldo en esos sillines a los de los grupos 0, 0+, I y II, en los cuales ya estaba demostrado que el respaldo ofrecía esa misma protección. Al ofrecer las mismas garantías, en FUNDACIÓN MAPFRE aconsejamos mantener el dispositivo con respaldo, aunque el niño supere los 15 kilos y deje de ser obligatorio su uso. Además, gracias a este elemento, resulta más fácil para el menor colocarse correctamente el cinturón. Por último, algunos respaldos cuentan con cabezales u otros elementos que absorben la energía del impacto, ofreciendo una mayor protección.

Recuerde que la seguridad es el factor más importante a la hora de sentar a un menor en nuestro vehículo, y siempre es preciso que el grupo del asiento infantil se corresponda con el peso del niño y, además, que el asiento se ajuste a la estatura del niño (no todos los asientos de un mismo grupo tienen las mismas dimensiones).

Back to top