Skip to Content

¿Qué ocurre cuando un niño sufre un atropello por parte de un patinete eléctrico?

¿Qué ocurre cuando un niño sufre un atropello por parte de un patinete eléctrico?

15/03/2021

Aunque la normativa de muchos países prohíbe que los vehículos de movilidad personal circulen por la acera, todavía son muchos los usuarios que incumplen con esta prohibición. De esta forma, los peatones se ven muchas veces obligados a compartir su espacio con vehículos de movilidad personal. Un estudio y crash test realizado por Fundación MAPFRE comprueba los daños personales que puede sufrir un peatón, concretamente un niño, que es atropellado por un patinete eléctrico. Por supuesto, el peatón es quien sufre los daños personales de mayor gravedad, ya que es quien absorbe gran parte de la energía de impacto. 

Los vehículos de movilidad personal tienen innumerables ventajas: contaminan menos, se evitan atascos, facilitan la movilidad urbana, menor coste de adquisición que un coche, menor mantenimiento… Sin embargo, deben utilizarse con precaución, responsabilidad y cumpliendo siempre las normas.

Los peatones no deberían compartir su zona de desplazamiento urbano. Y es que no debemos olvidar que hablamos de usuarios vulnerables que, en caso de atropello, son los más perjudicados. La proliferación de los vehículos de movilidad personal ha llegado antes de lo esperado y muchos países todavía no han legislado al respecto. En países como España se ha prohibido la circulación de vehículos de movilidad personal por las aceras o zonas peatonales. Además, no pueden exceder los 25 km/h. 

A esto hay que añadir la fragilidad de un niño. Su estatura es menor y, por lo tanto, pueden ser menos visibles para el resto de usuarios. Con todo ello, las posibilidades de que sean atropellados por uno de estos vehículos aumentan, especialmente cuando van solos. 

Fundación MAPFRE, en colaboración con CESVIMAP, han realizado el estudio ‘Pruebas de choque (crash-tests) de patinetes eléctricos y riesgos asociados a su proceso de recarga: recomendaciones para un uso seguro’, donde han comprobado las consecuencias de un atropello a un peatón, en este caos un niño, por parte de un patinete conducido por un adulto. 

Concretamente, se realiza un impacto lateral con ángulo de incidencia de 90º del VMP contra el peatón, que simula estar cruzando la calzada. La niña pesa 14 kg y mide 119 cm, mientras que el conductor del patinete pesa 66 kg y mide 165 cm. El patinete eléctrico tiene un peso de 12,5 kg. El impacto se produce a una velocidad de 25 km/h, la velocidad máxima permitida. 

Las consecuencias son daños serios en rodilla, tórax y cabeza, que suele impactar primero, de forma violenta contra la columna de dirección del patinete y, después, contra el suelo. También afecta a los hombros, donde recae la masa del conductor y el propio patinete en el momento de impactar contra el asfalto. 

Hay que señalar que el conductor apenas sufre secuelas, ya que ‘aterriza’ sobre el cuerpo del peatón atropellado. 

En estos dos vídeos se puede observar el crash test y una simulación de atropello:

VIDEO CRASH TEST

VIDEO SIMULACRO ATROPELLO

Tal y como se aprecia en el crash-test, la rueda motriz del VMP sujeta al peatón y al mismo momento la columna de dirección golpea contra la rodilla, por lo que se puede producir una rotura en la rodilla. Igualmente, la cabeza se inclina con dirección al manillar, el cual impacta de forma violenta. 

El crash-test demuestra que se trata de un golpe que podría producir lesiones internas de gravedad ya que se produce de forma directa contra el hueso parietal y parte del pómulo derecho. Esta circunstancia es debida a que el peatón no dispone de protección en la cabeza.

La prueba también demuestra que, después del impacto en la cabeza, se produce una caída acelerada, produciéndose un golpe en la zona de los hombros al chocar el peatón contra el suelo. La pelvis también recibe varios golpes. Codos, muñecas y manos también se verían afectadas, ya que se utilizan como mecanismo de defensa. Estas zonas también podrían ser afectadas durante el arrastre posterior al atropello.

No se produce ningún tipo de lesión en la columna, aunque la zona con mayor afectación podría ser la zona cervical en el caso de que se produzca un latigazo cervical. 

En definitiva, es importante que la zona de circulación de los vehículos de movilidad personal esté bien detallada y que no comparta circulación con peatones, ya que, como se ha detallado, las secuelas de un atropello pueden ser graves. 

Ante la presencia de vehículos de movilidad personal, es importante aumentar la precaución, especialmente cuando se va con niños, evitando que se crucen entre bicicletas y patinetes. 

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top