Skip to Content

Coche estacionado al sol, ¿qué puedo hacer para que la sillita no queme?

Coche estacionado al sol, ¿qué puedo hacer para que la sillita no queme?

02/08/2017

Hemos hablado en múltiples ocasiones de los riesgos de dejar un coche al sol en verano, y de los cuidados y precauciones que hemos de tomar para que nuestros niños viajen cómodamente, sin un exceso de calor, ni de sudoración, y por supuesto protegiéndolos del temido golpe de calor.

Un aspecto que quizás se nos ha quedado en el tintero es el del calor que absorben los diferentes objetos del coche cuando está estacionado a pleno sol. Cualquier objeto, pero sobre todo los asientos y el volante del coche estarán más calientes de lo esperado, y esto puede suponer desde una leve molestia (más calor) a un problema por quemaduras. Para evitar que la silla de auto se caliente y pueda provocar quemaduras en el cuerpo del bebé existen algunas soluciones.

La más artesanal es evitar dejar el coche bajo el sol inclemente buscando un aparcamiento a la sombra, o bien a cubierto en un parking público o un garaje privado. A veces no es posible aparcar a cubierto, así que en ese caso no nos quedará otra opción que refrescar el coche y los asientos antes de acomodar a los niños. Existen múltiples métodos y trucos para ello, pero la clave de todos es crear una corriente de aire que haga salir el aire caliente mientras se reemplaza por aire más fresco.

Por ejemplo, podemos abrir una ventanilla ligeramente, y abrir y cerrar la puerta del lado opuesto del coche. Mediante estos movimientos haremos un efecto de succión y expulsión de aire, extrayendo el aire caliente del interior y sustituyéndolo por aire del exterior. El exterior está caliente también, pero probablemente esté entre 20 ºC y 30 ºC menos.

Otra opción es encender el motor y el aire acondicionado a una temperatura fresca (entre 22 ºC y 24 ºC es suficiente) con los ventiladores al máximo, y dejar entreabiertas las ventanillas traseras. De esta forma el aire caliente saldrá y será sustituido por aire fresco. Una vez refrescado el interior podemos colocar los ventiladores en la posición habitual.

La prevención del calor también es una opción, y de las buenas. Existen diferentes tipos de fundas térmicas para las sillas de bebé que bloquearán los rayos de sol y absorberán el calor, dejando la silla fresca (a la sombra, en realidad), sobre todo protegiendo las partes metálicas como el cierre para que no cojan demasiada temperatura. Con todo, estas fundas no eliminan la posibilidad del aumento de temperatura en el habitáculo, pero alivian el calor del propio asiento.


Ayúdanos a conseguirlo
Back to top