Skip to Content

¿Se debe primar el uso de SRI a la hora de contratar transporte escolar?

¿Se debe primar el uso de SRI a la hora de contratar transporte escolar?

02/09/2019

Sin duda, se trata de uno de los trayectos que más se repite a lo largo de todo el año, la ida y vuelta del colegio. El transporte escolar es uno de los temas que más preocupa y se le debe dar una especial prioridad. ¿Es seguro el transporte escolar que llevan a cabo los colegios? ¿Se debe valorar a la hora de contratar este servicio la posibilidad de utilizar sistemas de retención infantil?

En estas páginas hemos hablado muchas veces de la importancia de incluir en los autobuses escolares (y, en general, en cualquier transporte público) sistemas de retención infantil adecuados a las características de los niños, homologados y que, además, estos se utilicen bajo la supervisión de acompañantes adultos.

Las razones para defender el uso de sistemas de retención infantil en los autobuses escolares son muy diversas. Entre ellas destaca, lógicamente, la seguridad de los pequeños, no solo en desplazamientos interurbanos, sino dentro del propio casco urbano. En caso de fuerte frenada, los niños pueden salir despedidos de los asientos, igualmente a lo que sucedería en caso de colisión.

Los sistemas de retención infantil son una ayuda extra para mantenerlos en sus sitios, sin ponerse de pie o jugar en los pasillos o en sus asientos, prácticas que suponen ciertos riesgos, también muy evidentes.

Los padres deben conocer las normas que rigen el transporte escolar, y velar por su cumplimiento en cada momento. De esta manera, se aseguran de que los niños viajan con todas las garantías al alcance y dentro de la normativa vigente. Sin embargo, en ese terreno (el normativo) siguen existiendo lagunas en lo que se refiere a los cinturones de seguridad y a los sistemas de retención infantil.

Y es que, a pesar de que todos los autobuses matriculados a partir de 2007 deben llevar cinturones de seguridad en todas las plazas, estos no son más que cinturones de dos puntos, y no se especifica nada acerca de las sillitas para los diferentes niños: es algo voluntario, que depende de cada compañía de transportes.

Las soluciones posibles pasan por la obligatoriedad en el uso de las sillas infantiles o que, dentro de la voluntariedad en el uso de los SRI en los autobuses, las administraciones y los centros diesen prioridad a aquellas compañías que incluyan, en el contrato, la disponibilidad de estas sillas.

Es algo que se empieza a ver en algunas administraciones, como en Castilla y León o en Euskadi, donde las Consejerías de Educación ven el uso de dispositivos de seguridad como un “criterio complementario que los vehículos que trasladan a los niños a los colegios de la región cuenten con algún método para proteger más a los menores. Entre ellos podrían estar los cinturones de tres puntos regulables en altura y la colocación de alzadores para los pequeños”.

Es un gran paso en el camino de la seguridad vial infantil en el transporte escolar. Con el tiempo, todos los vehículos deberían estar preparados para poder instalar estos sistemas y proporcionar a los niños un viaje con total garantía.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top