Skip to Content

¿Por qué regalar una sillita mirando hacia atrás estas Navidades y qué tener en cuenta?

¿Por qué regalar una sillita mirando hacia atrás estas Navidades y qué tener en cuenta?

17/12/2018

¿Quieres regalar un sistema de retención infantil estas Navidades y no sabes qué hay que tener en cuenta? ¿Conoces lo importante que es que los niños viaje mirando hacia atrás el mayor tiempo posible? Abordamos las principales ventajas de viajar en este sentido y qué características hay que tener en cuenta a la hora de comprar un SRI. 

¿POR QUÉ REGALAR UN SRI MIRANDO HACIA ATRÁS?

-En primer lugar, hay que tener en cuenta que un sistema de retención infantil mirando hacia atrás es mucho más seguro porque ofrece una mayor protección en particular en zonas tan vulnerables como son cabeza, cuello y columna. De hecho, evita el 80% de las lesiones. La cabeza, cuello y espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza de impacto es absorbida por la propia silla, reduciendo así la presión sobre tórax y abdomen.

-Los niños que miden menos de 1,35 cm deben ir siempre con sistema de retención infantil homologado acorde a su peso y altura en los asientos traseros. Actualmente, ambas normas de homologación vigentes abogan por sillitas mirando hacia atrás en el caso de los niños más pequeños. En la R44/04 las sillitas del Grupo 0 y 0+ van mirando hacia atrás y en la R-129 deben ir mirando en este sentido hasta los 15 meses obligatoriamente. Desde Fundación MAPFRE recomendamos que se viaje así hasta los 4 años de edad como mínimo. Igualmente, aconsejamos  ampliar la exigencia legal y utilizar sistemas de retención infantil hasta los 1,50 cm de altura.

-Están especialmente indicadas para niños con ciertas necesidades especiales, como niños con bajo peso o problemas musculares.

¿QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA?

Como se ha mencionado, las sillitas i-Size van mirando hacia atrás hasta mínimo los 15 meses de edad. 

Hay que tener en cuenta que las sillitas deben ir instaladas obligatoriamente en los asientos traseros del vehículo. Sólo hay tres excepciones para que puedan ir delante: que los asientos traseros estén siendo ocupados por otros niños con sillitas, no se pueda instalar los SRI o el vehículo no disponga de asientos atrás. En caso de ir delante con una sillita mirando hacia atrás, hay que desactivar el airbag delantero del copiloto.

Antes de adquirir un SRI mirando hacia atrás hay que tener en cuenta la altura y peso del menor, así como la homologación (R44/04 o R-129). Igualmente hay que tener en cuenta el tipo de vehículo y que ambos sean compatibles, ya que no todas las sillitas se pueden instalar en todos los automóviles. Sobre esto último, para asegurarnos, lo mejor es consultar la guía del fabricante o mejor, adquirir la silla en tiendas especializadas donde siempre pueden ayudarte a resolver tus dudas y pueden enseñarte a instalar la silla en el coche. 

También hay que dar importancia a si se instala con anclajes isofix (sólo si el coche ya dispone de ellos) o si, por el contrario, se instala con cinturones de seguridad. Aunque siempre, por seguridad, mejor con anclaje isofix. 

Igualmente, hay que elegir sillitas mirando hacia atrás que sean fáciles de instalar y de sujetar. En todo momento hay que seguir las indicaciones del fabricante para su correcta instalación. 

-Se deben elegir sillitas mirando hacia atrás de calidad y que hayan demostrado una buena protección. En general, cualquier sillita que esté homologada ha superado unos niveles de seguridad mínimos. Sin embargo, también se puede tener en cuenta el sello Plus Test, uno de los sellos más reconocidos a nivel internacional en materia de seguridad vial infantil que se otorga en Suecia. Este sello garantiza que la sillita en cuestión supera con éxito unas pruebas más estrictas encaminadas a garantizar la protección del ocupante, especialmente la zona del cuello, en un impacto frontal siempre que se sigan las instrucciones de instalación que da el fabricante.  Los fabricantes se someten a estas pruebas de manera voluntaria y no sustituye sino que complementa a la norma europea R44 y ECE R129.

En esta infografía se recogen las principales claves de los SRI mirando hacia atrás:

Mirando hacia atrás

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top