Skip to Content

¿Por qué no coinciden los rankings sobre sillitas y cuál es la mejor clasificación?

¿Por qué no coinciden los rankings sobre sillitas y cuál es la mejor clasificación?

18/09/2017

¿Quieres comprar una sillita de coche pero miras los diferentes rankings y ves que no coinciden? Elegir el sistema de retención infantil idóneo puede ser una tarea complicada. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no hay una sillita de coche perfecta para todo el mundo. Al igual que no todos tenemos el mismo coche ni todos llevamos el mismo ritmo de vida, podemos decir que se debe elegir la sillita de coche según nuestras necesidades. Por supuesto, los crash test que se realizan de manera independiente pueden ayudarnos a tomar esta decisión.

Diferentes clubes automovilísticos y asociaciones de consumidores europeos realizan dos veces al año un informe en donde se evalúan una serie de sillitas de coche. Por supuesto, las pruebas a las que son sometidas estas sillitas son más exigentes que las pruebas de homologación. Aquí se evalúa la seguridad del SRI, los impactos frontales y laterales, se analiza el manejo y la instalación, la ergonomía y la comodidad para el niño y la presencia de sustancias peligrosas en los tejidos de las sillitas. Podemos decir que los sistemas de retención infantil son sometidos a un exigente análisis.

Sin embargo, la duda puede surgir cuando vemos, por ejemplo, que las sillitas analizadas por clubes como el RACE o el RACC no coincidente con el conocido sello sueco Plus Test. Y es que las pruebas y aquello donde se pone el punto de mira es diferente. En el Plust Test los fabricantes se someten a estas pruebas de manera voluntaria para lograr el mencionado sello que garantiza que la sillita en cuestión ha pasado las pruebas de seguridad suecas. Se centran en comprobar los esfuerzos que debe soportar el cuello del ocupante (el menor) en un impacto frontal. Por ello, aquí las sillitas mirando hacia atrás reciben una mejor puntuación.

Abordamos las diferentes pruebas en el artículo ‘¿Cómo se realizan los crash test de coches para garantizar la seguridad de los SRI?’

Debemos tener en cuenta que según nos decantemos por una norma de homologación u otra, la sillita habrá pasado por determinadas pruebas de seguridad. En cualquier caso, una sillita homologada quiere decir que ha superado con éxito unos requisitos mínimos de seguridad establecidos para toda la Unión Europea. Por supuesto, los SRI homologados bajo la norma R-129 (la más reciente), cuentan con mayores estándares de seguridad al incluir, por ejemplo, la prueba de colisión lateral. Algo que no sucede en la R44/04.

Podemos decir que no hay un ranking único en el que poder fijarnos para determinar qué sillita es la más idónea para nosotros, ya que para ello hay que tener en cuenta muchos factores como el tipo de vehículo que se utiliza, comprobar qué tipo de sillitas se pueden instalar en él y, según qué norma de homologación, hay que tener en cuenta la altura del niño, si optamos por que vaya mirando hacia atrás (en Fundación MAPFRE recomendamos que sea así hasta al menos los 4 años de edad), si la sillita es fácil de manejar y de instalar, si el menor está cómodo en ella, si podemos utilizar los anclajes isofix…

Debemos tener en cuenta que la que en un principio es la sillita perfecta, según un amigo o familiar, puede no serlo tanto para nosotros. Por ello, debemos tener en cuenta los factores anteriormente mencionados, valorar las diferentes alternativas, acudir a un centro especializado y tener la opción de probar la sillita en persona: instalar el SRI, sentar al niño en ella, comprobar que se coloca bien en el coche, que responden a todas las cuestiones que nos surjan, que está debidamente homologada… Sólo así encontraremos la sillita perfecta para nosotros.

Encuentra aquí más consejos para elegir sillita de coche.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top