Skip to Content

¿Por qué es mejor para los niños viajar en los asientos traseros? Aquí los beneficios

¿Por qué es mejor para los niños viajar en los asientos traseros? Aquí los beneficios

15/01/2018

El pasado 1 de octubre de 2015 entró en vigor un cambio en el Reglamento General de Circulación según el cual todos los menores que midan menos de 135 cm de estatura deben viajar obligatoriamente en los asientos traseros de los vehículos, sentados en sus correspondientes sistemas de retención infantil. 

Esta norma tiene tres excepciones bien conocidas: que las plazas traseras ya estén ocupadas por otros menores en sus respectivos SRI; que no sea posible instalar todas las sillas necesarias en los asientos traseros; que el vehículo sea biplaza. Pero el caso general es que si se puede instalar un SRI en las plazas traseras, estamos obligados a llevar a los niños en ellas. 

Sabiendo que es obligatorio, nos preguntamos, ¿es realmente más seguro para los niños viajar en los asientos traseros?

Los estudios indican que es más seguro viajar en los asientos traseros 

Para muchas personas no es algo intuitivo el hecho de que los asientos traseros sean más seguros que los delanteros, en cualquier caso. El simple hecho de no poder vigilar cómodamente al niño, sobre todo si se trata de bebés o recién nacidos, se convierte en motivo de ansiedad o preocupación para muchos padres. 

Además, los niños de corta edad deben viajar mirando hacia atrás, con lo cual se hace más complicado comprobar que todo esté bien en las condiciones descritas.

Sin embargo, existe suficiente evidencia científica acerca de la seguridad de los asientos traseros para los niños, y también para los ancianos. En concreto, el estudio “Rear seat safety: Variation in protection by occupant, crash and vehicle characteristics”, publicado en 2015, revela que los menores de 9 años están más protegidos en el asiento trasero que en el delantero. 

Es más, el riesgo relativo de fallecimiento en los menores de 9 años que viajan correctamente sujetos en sus SRI es significativamente menor viajando en los asientos traseros que en los delanteros, y solo a partir de los nueve años se observa un riesgo relativo similar en cualquier posición dentro del vehículo.

Este dato no nos debe llamar a engaño. Los niños en torno a los 9 años tienen una altura media muy cercana a la que nos marca la ley, los 135 cm. De hecho, si atendemos a las tablas de percentil basadas en la media de los niños de España (percentil 50), tenemos que los niños de 9 años miden, en media, 131,71 cm; las niñas, por su parte, miden 132,40 cm de media. 

A los 10 años ya se superaría en la mayoría de casos esa estatura exigida por la ley, y por tanto podrían viajar en el asiento del copiloto, a pesar de que sigue siendo recomendable que viajen en los asientos traseros y utilizando un SRI hasta los 150 cm de estatura. Al respecto, recomendamos el artículo ‘¿Cuándo debo dar el paso definitivo al cinturón de seguridad?’.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top