Skip to Content

Los peligros que afrontan los niños en las carreteras de todo el mundo

Los peligros que afrontan los niños en las carreteras de todo el mundo

14/03/2019

Una de las primeras causas de muerte entre los menores de 14 años tiene que ver con los siniestros de tráfico. De hecho, en 2014 esta fue la primera causa externa de muerte entre los más pequeños. En España y en Europa, eso sí, las cifras son cada vez más contenidas.

Los avances en sistemas de retención infantil, en seguridad activa y pasiva en los coches y una mayor concienciación de conductores y pasajeros son algunas de las principales razones por las que estas cifras de siniestralidad bajan a largo plazo.

Si citamos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un estudio de elaboración propia la siniestralidad vial sigue siendo uno de los principales motivos por los que los niños y adolescentes pierden la vida, especialmente entre los 5 y los 29 años. De hecho, según este mismo estudio, el número de fallecimientos debidos a siniestros viales en todo el mundo superó los 1,35 millones de personas.

Estos datos sugieren que es necesario un cambio en la agenda actual de salud infantil, que ha descuidado en gran medida la seguridad vial. Esta es la octava causa principal de muerte para todos los grupos de edad superando al VIH, la tuberculosis y las enfermedades diarreicas.

Las lesiones y muertes causadas por los siniestros de tráfico son desproporcionadas para los usuarios vulnerables de la vía y aquellos que viven en países de ingresos bajos y medios. En estos países en vías de desarrollo, el creciente número de muertes se debe a que cada vez hay más transporte motorizado.

Entre 2013 y 2016, no se observaron reducciones en el número de muertes por siniestros de tráfico en ningún país de bajos ingresos, mientras que se observaron algunas reducciones en 48 países de ingresos medios y altos. En general, el número de muertes aumentó en 104 países durante este período.

La razón es que no existen verdaderos avances en normativa en dichos países en vías de desarrollo. En Tanzania, como se recoge en un reciente reportaje en la Revista de la DGT, «las leyes son inexistentes, los recursos de la policía son mínimos y no se tiene la costumbre ni de mirar a los lados al cruzar o de frenar en los cascos urbanos». 

Solo en 2015, 16.211 personas fallecieron en Tanzania por siniestros viales. Para tratar de paliar esta epidemia se ha puesto en marcha el programa Safe Walks, dirigido a estudiantes de entre 4 y 7 años, que consiste en enseñar normas básicas a conductores, profesores y niños, componiendo canciones o cuentos con lo aprendido.

La única manera de resolver este problema creciente es invertir recursos en la creación de una legislación estricta y de conciencia ciudadana en países de África y Asía. Hablamos de una normativa estricta en todas las áreas de la seguridad vial y enfocada en todos los protagonistas del tráfico: peatones, conductores, ocupantes y niños. 

Es necesario lograr que en todos los países se cumplan los criterios de la OMS para disponer de leyes satisfactorias en cuestión de seguridad vial:

  • la existencia de una ley que tenga en cuenta la edad, el peso o la altura para que los niños puedan ir en los asientos delanteros.
  • una ley nacional que recoja la utilización de sistemas de retención infantil basándose en la edad, altura o peso.

En la actualidad, solo 53 países reúnen estos dos criterios, es decir, sólo el 17% de la población de todo el mundo (1.200 millones de personas). Queda mucho camino por recorrer en cuestión de seguridad vial infantil.

En este vídeo de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) se muestran los peligros que enfrentan los niños de todo el mundo en esta materia: Save Kids Lives.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top