Skip to Content

¿Somos conscientes de lo peligroso que puede ser que los niños vayan con tablets, pantallas o móviles aunque vayan en la sillita?

¿Somos conscientes de lo peligroso que puede ser que los niños vayan con tabletas, pantallas o móviles aunque vayan en la sillita?

27/09/2018

Colocamos al menor correctamente en el asiento trasero, con un sistema de retención infantil homologado adaptado a su talla y peso, la sillita está bien instalada y el menor bien sujeto. La sillita es mirando hacia atrás. Sin embargo, dejamos objetos sueltos dentro del vehículo o colocamos de manera inadecuada algunos de ellos. El niño está con una tablet para entretenerse durante el trayecto. ¿Somos conscientes de lo peligroso que puede llegar a resultar?

EL PELIGRO DE LOS OBJETOS SUELTOS

¿Sabías que cualquier objeto suelto dentro del vehículo puede salir proyectado contra cualquiera de los ocupantes incrementado su peso hasta por cuarenta veces a tan solo 50 km/h? Según la Dirección General de Tráfico, por ejemplo, una consola de tan solo 218 gramos de peso alcanzaría los 7,8 kg si frenamos o sufrimos un accidente a 50 km/h. En el caso de frenar a 90 km/h, el peso de esta consola sería de 25 kg. Si hablamos de un Tablet de 560 gr, su peso se puede llegar a incrementar hasta los 23 kg en un frenazo a 50 km/h y a 75 kg si el frenazo se produce a 90 km/h, lo que equivaldría a un San Bernardo impactando directamente contra alguno de los ocupantes. 

Esto mismo ocurre incluso con los juguetes, por muy ligeros que los veamos. De hecho, la propia sillita debe ir bien anclada aunque no viaje el menor, ya que puede salir igualmente proyectada

OBJETOS BIEN SUJETOS PERO EN LUGARES INAPROPIADOS

No basta con sujetar firmemente los objetos, también hay que tener muy en cuenta dónde los colocamos. La parte trasera del reposacabezas o parte delantera del mismo (en el caso de los niños mirando hacia atrás) no es el lugar más adecuado. Y es que hay que tener en cuenta que la cabeza del niño puede llegar a impactar directamente contra ellos si por cualquier motivo la sillita no está bien sujeta o no reacciona como debería. 

Ya han sucedido algunos casos en los que el menor ha fallecido por este motivo. Posteriormente se comprobó que efectivamente el niño o niña viajaba en la sillita correspondiente de forma adecuada y que la causa del fallecimiento se debió a un golpe con una tablet colocada en el respaldo del asiento delantero. 

Evitar que los niños salgan proyectados e impacten directamente contra los cristales del vehículo es una de las principales preocupaciones. Éste es uno de los motivos por el que los niños deben viajar obligatoriamente en los asientos traseros. Sin embargo, todas las medidas de seguridad no sirven de nada si ponemos objetos que pueden comprometer su seguridad como es el caso antes mencionado de las tablets en el respaldo, pantallas con dvd o bandejas que se despliegan en los asientos. En principio, el niño con sillita no debería impactar contra el respaldo pero, de ser así, es preferible que lo haga contra algo acolchado que contra una pantalla. 


ASÍ DEBE VIAJAR UN NIÑO


Recordamos que actualmente la ley indica que en los vehículos de hasta nueve plazas, incluido el conductor, los ocupantes menores de edad con una estatura inferior o igual a 135 cm deberán viajar en asientos traseros, empleando un sistema de retención homologado adaptado a su talla y a su peso. Se contemplan únicamente tres excepciones:

  • Que el vehículo no disponga de asientos traseros.
  • Que todos los asientos traseros estén ocupados por otros menores son su sistema de retención respectivo.
  • Que no se puedan instalar sistemas de retención en dichos asientos

Además, se debe instalar la sillita y sujetar al menor siguiendo las especificaciones realizadas por el fabricante en el manual o folleto.

Adicionalmente, en caso de que ocupen los asientos delanteros y el vehículo disponga de airbag frontal, únicamente podrán utilizar sistemas de retención orientados hacia atrás si el airbag ha sido desactivado.

Lo más recomendable es que los niños viajen mirando hacia atrás todo el tiempo que sea posible y, como mínimo, hasta los 4 años de edad. 

En esta infografía abordamos algunos de los principales errores que se cometen a la hora de transportar de forma segura a los niños:

infografia-errores_transportar_coche.jpg

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top