Skip to Content

Pautas para colocarse correctamente al volante

Pautas para colocarse correctamente al volante

09/12/2020

¿Cómo se debe colocar el respaldo? ¿Y el reposacabezas? ¿Qué distancia debe haber entre el conductor y el volante? Colocarse de forma adecuada es fundamental para realizar una buena con conducción y garantizar así nuestra propia seguridad y la de nuestros pasajeros. ¡No te pierdas estas pautas para tener una buena postura al volante!

Y es que hay que tener en cuenta que una buena colocación en el asiento hace que el conductor esté más a gusto y atento a la conducción. Se llega mejor al volante, al panel de instrumentos del salpicadero, se evitan dolores de espalda, se reducen las secuelas en caso de siniestro de tráfico… Basta con dedicar unos minutos para acomodarnos correctamente:

-Colocación del asiento y distancia: siéntate y pisa a fondo el pedal del embrague. Debemos mantener la pierna estirada pero con la rodilla ligeramente doblada. Debemos adoptar una postura que no sea forzada ni que suponga esfuerzo cambiar el pie al acelerador, embrague o freno. En coches automáticos la distancia perfecta del asiento la dictará la posición del volante. Podemos guiarnos también pisando el pedal de freno y acelerador. 

-Altura del asiento: se debe comenzar desde la posición más baja e ir elevando el asiento hasta que la visibilidad sea perfecta. Nada debe interferir en la visión, tampoco el volante. 

-Respaldo: no debe estar demasiado inclinado ni muy cerca del volante. La espalda debe ir lo más recta posible, pero manteniendo la comodidad.

-Reposacabezas: debe estar justo detrás de la parte más prominente de nuestra cabeza, a poder ser rozando levemente el pelo, a la misma altura, para evitar así el famoso latigazo cervical, es decir, la parte superior del reposacabezas debe coincidir con la parte superior de nuestra cabeza.

Hay que tener en cuenta que el reposacabezas nos protege sobre todo en caso de recibir un golpe por detrás, porque en ese momento la cabeza se desplaza bruscamente hacia atrás, pero también cuando se produce una detención muy brusca, o incluso un impacto frontal, y primero nuestra cabeza y cuerpo se desplazan hacia adelante, e inmediatamente después hacia atrás.

Si se puede regular su inclinación, debe estar lo más cerca posible de la nuca: cuanta menos distancia recorra la cabeza, menor es el latigazo cervical que se produce y menores las lesiones.

-El volante: la altura del volante ideal teórica es la que une el centro del volante con nuestro cuello a través de una línea recta imaginaria. Se aconseja colocar las dos manos sobre el volante con los brazos semiflexionados en las tres menos cuarto de un reloj imaginario. Los codos deben formar un ángulo de 90 grados. Si se colocan las manos a las 12 en punto sobre el volante, los brazos no deben quedar completamente estirados. 

Por supuesto, hay que incidir en lo importante que es mantener las manos sobre sobre el volante. La postura ideal es que estén colocadas simulando las tres menos cuarto del reloj. De esta forma, se puede maniobrar sin problemas. 

-Espejos retrovisores: debemos poder ver la última parte lateral de nuestro vehículo y el carril lateral con un ligero movimiento de cabeza. Lo ideal es que tener el máximo campo de visión posible en todos los espejos, con el mínimo movimiento de cuello posible.

En esta infografía explicamos cómo hay que colocarse:

sentarse-coche.jpg

¿Y SI SE ESTÁ EMBARAZADA?

En general, las mujeres embarazadas pueden conducir y viajar en automóviles, utilizando con normalidad el cinturón de seguridad, excepto si su médico lo desaconseja. En este sentido, se recomienda dejar de conducir cuando sea imposible conseguir una postura cómoda o cuando el vientre de la madre quede situado demasiado cerca del volante. 

Factores que hay que tener en cuenta:

-Se recomienda que haya más de 20 cm de separación entre el volante y el vientre. 

-Siempre se debe utilizar cinturón de seguridad y hacerlo correctamente: la banda inferior del cinturón debe colocarse por debajo del vientre y justo encima de los huesos de la pelvis. La banda superior debe pasar por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello, y entre los senos. Es importante que la banda superior no quede nunca sobre la barriga o sobre uno de los senos, ni por debajo del brazo o la axila. Si el médico desaconseja utilizar el cinturón de seguridad, la mejor opción es evitar los desplazamientos en vehículos en la medida de lo posible

-No se deben utilizar cojines o almohadas sobre el asiento ni utilizar pinzas para el cinturón. Debe eliminarse en la medida de la posible cualquier holgura en la cinta del cinturón y evitar todo aquello que pueda afectar a su funcionamiento. 

-Con todo ello, se debe adaptar la situación del asiento y la altura del volante a las nuevas necesidades. Se debe aumentar la distancia entre el asiento y el volante o el salpicadero en la medida de lo posible (no es necesario desactivar el airbag) y adaptar los retrovisores si se ha movido el asiento. También tenemos que ajustar el volante en altura y posición. Hay que dirigirlo hacia el pecho, nunca hacia la cabeza ni el abdomen. Además, debemos procurar que el asiento esté en posición vertical. 

-En viajes largos, aumentar los descansos y aprovechar para caminar y activar la circulación.

-Para volver a conducir después de dar a luz, normalmente se recomienda esperar 3 semanas después de un parto sin complicaciones, y no hacerlo antes de 6 semanas tras un parto por cesárea. Nuestra recomendación siempre es consultar a los profesionales médicos (ginecólogo u obstetra, comadrona…).

Por último, en este artículo abordamos qué no hacer al volante si se está embarazada y en este otro post tratamos qué dispositivos hay en el mercado para adaptar el cinturón de seguridad en caso de embarazo y si son recomendables. 

No te pierdas esta infografía con consejos para viajar embarazada:

Embarazo

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top