Skip to Content

¿Pasa tu hijo más tiempo en la calle en verano? Conceptos básicos para su mayor seguridad

¿Pasa tu hijo más tiempo en la calle en verano? Conceptos básicos para su mayor seguridad

08/07/2019

En verano los niños suelen pasar más tiempo en la calle, disfrutando con familiares y amigos, ya sea en su ciudad o en el destino de vacaciones, en el pueblo, por ejemplo. Sea como sea, es fundamental que los niños tengan una serie de precauciones para que esos momentos de ocio en la calle sean lo más seguros posible.

Antes de anda, es muy importante que los adultos a cargo de los niños estén pendientes de todo lo que pueda suceder en la calle. La libertad de los niños es importante, pero más lo es nuestra responsabilidad como tutores o padres con respecto a ellos. Nuestra supervisión directa nunca debería faltar.

Consejos para disfrutar con seguridad de la calle en verano

1. Cuidado al jugar al lado de la calzada. Lógicamente, la primera regla de seguridad es que los niños se mantengan alejados de la calzada. Cuanto más lejos estén de la misma, más seguros estarán jugando sin preocupaciones.

2. Cruzar la calle conlleva riesgo, sobre todo para los niños más pequeños. Esto es especialmente crítico cuando están jugando al balón y este se escapa entre los coches. Debemos aconsejar bien a los niños y que sepan que no es tan importante correr tras el balón como comprobar el tráfico por la calzada.

3. Los coches, y el resto de los vehículos, son algo impredecible para un niño. Debemos asegurarnos de que sepan entender el riesgo de salir entre los coches y cruzas sin mirar o de caminar entre ellos, aunque estén detenidos, y que eviten siempre que sea posible acercarse por detrás de cualquier vehículo, pues pueden desaparecer del campo de visión del conductor.

4. Los coches eléctricos son más peligrosos aún porque no hacen apenas ruido, tan solo el de rodadura. Sus motores no suenan igual que un motor de combustión, por lo que se debe prestar mucha más atención antes de cruzar.

5. El calor es peligroso para los niños, que se deshidratan con facilidad. Es recomendable no estar en la calle a las horas más comprometidas, como el mediodía o la primera parte de la tarde, sobre todo si sufrimos una ola de calor. La hidratación es vital para los niños, así que siempre deben bajar a jugar con una botella de agua y protección —cremas y gorra—.

6. Hasta los 7 años, los niños tienen limitaciones en el campo visual y cognitivas que pueden hacer que no valoren adecuadamente los peligros, por tanto, más precaución hemos de tener cuanto más pequeños sean.

7. A partir de los 10 años, un niño normal está preparado desde el punto de vista psicomotriz para ir solo por la calle pero eso no quita que sus progenitores estemos “pendientes”.

8. Es importante que llegue una ropa adecuada, transpirable y, a ser posible, de colores llamativos. De esta forma, será más visible para otros usuarios.

9. Precaución con los nuevos vehículos de movilidad personal como pueden ser los patinetes eléctricos. Muchos de ellos circulan por las aceras y son muy silenciosos 

10. Si va a estar sólo en la calle, procura tenerle localizado. Es importante saber dónde está en todo momento. Si son muy pequeños, es recomendable que estén bajo la supervisión o acompañados de un adulto.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top